(Castellano) La psicología de los asesinos en masa: ¿Cuál es la causa? ¿Como se puede prevenir?

IN ORIGINAL LANGUAGES, 16 October 2017

Robert Burrowes, Ph.D. – Pressenza Int’l Press Agency

(Imagen de Magaly Navarrete)

11 oct 2017 – En Las Vegas, el 1 de octubre de 2017, parece que un hombre (aunque podría haber sido más) mató a 59 personas y disparó e hirió a otras 241 personas (casi 300 heridos más mientras huía). El incidente recibió mucha publicidad, en parte porque el hombre logró matar a más personas que la mayoría de los asesinos en masa. Sin embargo, debido a que el asesino era un estadounidense blanco y tenía un nombre cristiano, no fue inmediatamente etiquetado como terrorista, a pesar de que su número de muertos superó considerablemente el de muchos “ataques terroristas”, incluyendo los que ocurren en zonas de guerra (como los asesinatos con drones estadounidenses de personas inocentes que asisten a bodas).

Según el Gun Violence Archive, ahora hay un promedio de un tiroteo masivo (establecido por el FBI como un tiroteo en el que al menos cuatro víctimas son baleadas) cada día en los Estados Unidos. En cualquier caso, se trata de una crisis nacional.

Sin embargo, aunque ha habido una avalancha de comentarios sobre el incidente, incluyendo sugerencias sobre lo que se podría hacer en respuesta a una variedad de análisis de la causa, ninguno que haya leído explica la causa subyacente de todos estos asesinatos en masa. Y si no entendemos esto, cualquier otra sugerencia, cualquiera que sea su aparente mérito, puede tener poco impacto.

Las sugerencias hechas hasta ahora en respuesta a esta masacre incluyen lo siguiente:

  1. Haciendo mucho más difícil, quizás incluso ilegal, tener un arma. Ver “Armas”.
  2. Reducir drásticamente la prescripción de medicamentos farmacéuticos (que casi invariablemente están siendo consumidos por el asesino). Ver “Drogas y armas de fuego no se mezclan: La locura de los medicamentos, la locura militar y el tiroteo masivo de Las Vegas“.
  3. Reconocer y abordar los factores sociológicos implicados en la violencia. Ver “la violencia es impulsada por factores socioeconómicos, no por el acceso a las armas de fuego”, argumentado en “Another Mass Shooting, Another Grab for Guns: 6 Gun Facts” y “una enfermedad profunda en la sociedad estadounidense” argumentado en “La patología social de la masacre de Las Vegas“.
  4. Identificar si el asesino tenía o no vínculos ideológicos/religiosos con un grupo terrorista (en este caso ISIS, como afirman algunos). Véase, por ejemplo, ‘ISIS Releases Infographic Claiming Las Vegas Gunman Converted 6 Months Ago’.
  5. Identificar y remediar las formas en que las disposiciones constitucionales y las leyes facilitan esas masacres. Ver “Masacre de Las Vegas demuestra que la 2da Enmienda debe ser abolida”.
  6. Reconocer la forma en que las élites nacionales fomentan estos incidentes y, de hecho, a veces se utilizan los ataques con banderas falsas como medio para justificar la consolidación del control social de las élites (mediante medidas como una mayor vigilancia del Estado y nuevas restricciones a los derechos humanos).
  7. Limitar las formas en que la violencia, especialmente la militar, se utiliza como entretenimiento y educación, y por lo tanto se glorifica culturalmente de maneras que fomentan la imitación. Ver “People Don’t Kill People, Americans Kill People“.

Sin embargo, como se ha indicado anteriormente, si bien estas y otras sugerencias, incluidas algunas iniciativas educativas, parecen atractivas como opciones para prevenir/mitigar algunos incidentes en el futuro, no abordan la causa de la violencia en este o en cualquier otro contexto, y la violencia generalizada tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo continuará.

Entonces, ¿por qué alguien se convierte en un asesino en masa?

La socialización humana es esencialmente un proceso de infligir violencia fenomenal a los niños hasta que piensan y se comportan como quieren los adultos -particularmente sus padres, maestros y personalidades religiosas- que les rodean, independientemente de la funcionalidad de este pensamiento y comportamiento en términos evolutivos. Esto se debe a que virtualmente todos los adultos dan prioridad a la obediencia por encima de todas las otras conductas posibles, y creen en forma ilusoria que “saben más” que el niño.

La idea de que cada niño es el único de su especie en toda la creación viviente en la historia de la Tierra y, por lo tanto, tiene un destino único que cumplir, nunca entra en su mente. Así que, en vez de nutrir ese destino único para que el niño se convierta completamente en el Ser único que la evolución creó, los adultos aterrorizan a cada niño para que se convierta en otro engranaje más o menos idéntico en la máquina gigante llamada “sociedad humana”.

Antes de seguir adelante, se preguntarán si la expresión “violencia fenomenal” no es demasiado fuerte. Así que déjeme explicarle.

Desde el momento del nacimiento, los adultos humanos infligen violencia al niño. Esta violencia se produce en tres categorías: visible, “invisible” y “totalmente invisible”. La violencia visible se identifica fácilmente: es la violencia física (generalmente) que se produce cuando alguien es golpeado (con una mano o un arma), pateado, sacudido, sujetado o castigado de cualquier otra manera. Véase “El castigo es violento y contraproducente“.

Pero, ¿qué es esta violencia “invisible” y “totalmente invisible” que nos es infligida sin piedad, y que tiene un impacto profundamente dañino, desde el día en que nacemos?

En esencia, la violencia “invisible” es lo poco que hacemos todos los días, en parte porque estamos “demasiado ocupados”. Por ejemplo, cuando no dejamos tiempo para escuchar y valorar los pensamientos y sentimientos de un niño, el niño aprende a no escucharse a Sí mismo, destruyendo así su sistema de comunicación interna. Cuando no dejamos que un niño diga lo que quiere (o lo ignoramos cuando lo hace), el niño desarrolla disfunciones de comunicación y de comportamiento mientras sigue intentando satisfacer sus propias necesidades (que, como estrategia básica de supervivencia, están programadas genéticamente).

Cuando culpamos, condenamos, insultamos, burlamos, avergonzamos, humillamos, ridiculizamos, atacamos, engañamos, mentimos, sobornamos, chantajeamos, moralizamos y/o juzgamos a un niño, socavamos su sentido de autoestima y les enseñamos a culpar, condenar, insultar, burlarse, avergonzar, humillar, ridiculizar, atacar, engañar, mentir, sobornar, moralizar y/o juzgar.

El resultado fundamental de ser bombardeados a lo largo de su infancia por esta violencia “invisible” es que el niño está completamente abrumado por sentimientos de miedo, dolor, ira y tristeza (entre muchos otros). Sin embargo, los padres, maestros y otros adultos también interfieren activamente en la expresión de estos sentimientos y en las respuestas conductuales que generan de forma natural, y es esta violencia “totalmente invisible” la que explica por qué se producen realmente los resultados conductuales disfuncionales.

Por ejemplo, ignorando a un niño cuando expresa sus sentimientos; consolándolo, tranquilizándolo o distrayéndolo cuando expresa sus sentimientos; riéndose o ridiculizándolo por sus sentimientos; aterrorizando a un niño para que no exprese sus sentimientos (por ejemplo, gritándole cuando llora o se enoja), y/o controlando violentamente un comportamiento generado por sus sentimientos (por ejemplo, golpeándolo, sujetándolo o encerrándolo en una habitación), el niño no tiene otra opción que suprimir inconscientemente su conciencia de estos sentimientos.

Sin embargo, una vez que un niño ha sido aterrorizado para suprimir su conciencia de sus sentimientos (en lugar de que se le permita tener sus sentimientos y actuar sobre ellos) el niño también ha suprimido inconscientemente su conciencia de la realidad que causó estos sentimientos. Esto tiene muchos resultados que son desastrosos para el individuo, para la sociedad y para la naturaleza porque el individuo suprimirá fácilmente su conciencia de los sentimientos que le dirían cómo actuar más funcionalmente en cualquier circunstancia dada y adquirirá progresivamente una variedad fenomenal de comportamientos disfuncionales, incluyendo muchos que son violentos hacia sí mismos, hacia otros y/o hacia la Tierra.

Además, este daño emocional (o psicológico) dará lugar a una combinación única de comportamientos violentos en cada caso y, dependiendo de la combinación precisa de violencia a la que estén sometidos, algunos de ellos se convertirán en lo que yo llamo “arquetipo de perpetradores de la violencia”; es decir, personas tan emocionalmente dañadas que terminarán completamente desprovistas de un Ser y con un perfil psicológico similar al de Hitler.

Estos arquetipos de perpetradores de la violencia están todos aterrorizados, se odian a sí mismos y son impotentes, pero, de hecho, tienen 23 características psicológicas identificables que constituyen su “personalidad”. Para una explicación completa de este perfil psicológico en particular, véase “¿Por qué la violencia?” y “Psicología intrépida y psicología temerosa: principios y práctica“. Por supuesto, pocos perpetradores de la violencia encajan en el arquetipo, pero todos los perpetradores están llenos de (suprimidos) terror, auto-odio e impotencia y esto es fundamental para entender su violencia como se explica en “¿Por qué la violencia?”.

En vez de explicar más detalladamente en este artículo por qué estos perpetradores se comportan como lo hacen (lo cual se puede leer en los documentos que acabamos de mencionar), permítanme explicar por qué las sugerencias hechas por otros anteriores en relación con el control de armas y drogas, los factores socioeconómicos, las conexiones ideológicas y religiosas, las deficiencias constitucionales y legales, la resistencia a los esfuerzos para consolidar el control social de la élite y los programas de educación y entretenimiento revisados pueden tener poco impacto si se llevan a cabo de forma aislada de la sugerencia primaria que haré a continuación.

Una vez que alguien está tan emocionalmente dañado que está efectivamente desprovisto del Ser que debería haber definido su personalidad única, entonces será la víctima interminable de cualquier violencia dirigida a ellos. Esto simplemente significa que tendrán una capacidad insignificante para enfrentarse a cualquier situación de vida difícil y problemas personales (y, por ejemplo, para resistirse a los médicos que prescriben drogas farmacéuticas), estarán influenciados de manera ingenua por ideologías violentas, educación y entretenimiento, y no tendrán prácticamente ninguna capacidad para trabajar creativamente para resolver los conflictos (tanto personales como estructurales) en su vida, sino que harán lo que se les fue modelado cuando eran niños en cualquier esfuerzo por resolverlos: usar la violencia.

Y a estas alturas probablemente ya se habrán dado cuenta de que no estoy hablando sólo de los asesinos en masa sobre los que comencé a hablar al principio de este artículo. También me refiero a los verdaderos asesinos de masas: los políticos, los líderes militares y los ejecutivos de las corporaciones de armamento, y todos aquellos otros ejecutivos corporativos que infligen violencia masiva en la vida misma, así como aquellos otros, como los académicos y los que trabajan en los medios de comunicación corporativos, que apoyan y justifican esta violencia. Esto incluye, para especificar sólo un ejemplo obvio, a todos aquellos senadores y congresistas de los Estados Unidos que se resisten a implementar las leyes de control de armas. Ver “Thoughts and Prayers and N.R.A. Funding”.

En esencia, entonces, si el niño sufre lo suficiente de esta violencia visible, invisible y completamente invisible, crecerá desprovisto del Ser – incluyendo el amor, la compasión, la empatía, la moralidad y la integridad – ese es su derecho de nacimiento y el fundamento de su capacidad de comportarse poderosamente en todos los contextos sin el uso de la violencia.

En su lugar, se convertirán en perpetradores de violencia, en mayor o menor medida, e incluso pueden buscar empleo en aquellos puestos que los alienten a apoyar y/o infligir violencia legalmente, como un policía o funcionario de prisiones, un abogado o un juez -ver “El Estado de Derecho: injusto y violento” – un soldado que lucha en la guerra o un congresista que lo apoya, o incluso un empleado en una corporación que se beneficia de la violencia y la explotación. Véase “La maximización del beneficio es fácil: Invertir en violencia“.

Además, la mayoría de los individuos infligirán violencia en el clima y el medio ambiente, todos infligirán violencia a los niños y niñas, y algunos infligirán violencia de las pocas maneras que en realidad se definen como “ilegales”, como los asesinatos en masa.

Pero si no vemos a los asesinos en masa como el resultado lógico, aunque ocasional, de la paternidad inconscientemente violenta, entonces nunca empezaremos a abordar el problema en su origen. Y estamos condenados a sufrir la violencia, en todas sus manifestaciones, hasta que inevitablemente nos conduzcamos a la extinción a través de la guerra nuclear o el colapso climático/ambiental.

Si usted está buscando una pista sobre esto de los líderes políticos, está perdiendo el tiempo. Del mismo modo, hay muy pocos profesionales, especialmente en las industrias médica y psiquiátrica -ver “Derrotar la violencia de la psiquiatría” – que tienen alguna idea de cómo responder de manera significativa (asumiendo que incluso tienen interés en hacerlo). Entonces, ¿por qué no ser su propio juez y considerar hacer “Mi Promesa a los Niños“?

Además, si una mayor reducción de la violencia en nuestro mundo le atrae, entonces también es bienvenido a considerar la posibilidad de participar en la creación de comunidades que no tienen la violencia incorporada en ellas – vea “The Flame Tree Project to Save Life on Earth’”- firmando el compromiso en línea de “The People’s Charter to Create a Nonviolent World” y/o considere usar el marco estratégico en uno u otro de estos dos sitios web para su campaña para poner fin a la violencia en un contexto u otro: Nonviolent Campaign Strategy and Nonviolent Defense/Liberation Strategy.

En resumen entonces: Para el adulto humano típico, es mejor infligir interminablemente violencia a un niño para obligarlo a obedecer. Por supuesto, una vez que el niño haya sido aterrorizado en esta obediencia irreflexiva, no sólo obedecerá a los padres y maestros (laicos y religiosos) que lo aterrorizaron; también obedecerán a cualquier otra persona que les ordene hacer algo. Esto incluirá a los gobiernos, oficiales militares y líderes terroristas que les ordenan matar (o pagar impuestos para matar) a personas que no conocen en países extranjeros, empleadores que les ordenan someterse a la explotación de sí mismos y de otros, sin mencionar una vasta gama de otras influencias (particularmente corporaciones) que tendrán pocos problemas para manipularlos para que se comporten de manera poco ética y sin cuestionarlos (incluso con respecto a las compras de los consumidores).

O, para decirlo de otra manera: Para el adulto humano típico, es mejor infligir la violencia sin cesar a un niño para obligarlo a obedecer y luego observar los productos finales de esta violencia – niños obedientes y sumisos que son incapaces de cuestionar a sus padres y maestros, resistir las súplicas de los traficantes de drogas, y criticar la propaganda de los gobiernos, las corporaciones y el ejército, así como los medios de comunicación, la educación y las industrias de entretenimiento – espiral sin fin fuera de control: guerras, explotación masiva, destrucción ecológica, esclavitud, matanzas masivas… Y luego preguntarse:”¿Por qué?”

Para estos humanos aterrorizados, la impotencia cobarde es el estado que han sido entrenados para aceptar, mientras que toman cualquier distracción material que se les eche el camino como compensación. Así que ellos transmiten este estado a sus hijos aterrorizándolos también en la sumisión. Aceptar poderosamente la responsabilidad de cumplir con su propio destino único, y servir a la sociedad al hacerlo, está más allá de ellos.

La gran tragedia de la vida humana es que prácticamente nadie valora el asombroso poder del Ser individual con una mente integrada (es decir, una mente en la que la memoria, los pensamientos, los sentimientos, los sentidos, la percepción, la conciencia y otras funciones trabajan juntas de una manera integrada) porque este individuo será decisivo en la elección de las opciones conductuales que mejoran la vida (incluyendo aquellas que están en desacuerdo con las leyes y normas sociales) y se resistirá sin miedo a todos los esfuerzos por controlarlas o coaccionarlas con violencia.

___________________________________________

Robert Burrowes, Ph.D. es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente y tiene un compromiso de vida para entender y poner fin a la violencia humana. Se ha realizado una amplia investigación desde 1966 en un esfuerzo para entender por qué los seres humanos son violentos y ha sido un activista por la noviolencia desde 1981. Es autor de Why Violence? Websites: (Charter)  (Flame Tree Project)  (Songs of Nonviolence) (Nonviolent Campaign Strategy) (Nonviolent Defense/Liberation Strategy) (Robert J. Burrowes) (Feelings First) Email: flametree@riseup.net

Este artículo también está disponible en: Inglés

Go to Original – pressenza.com

 

Share or download this article:


DISCLAIMER: In accordance with title 17 U.S.C. section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. TMS has no affiliation whatsoever with the originator of this article nor is TMS endorsed or sponsored by the originator. “GO TO ORIGINAL” links are provided as a convenience to our readers and allow for verification of authenticity. However, as originating pages are often updated by their originating host sites, the versions posted may not match the versions our readers view when clicking the “GO TO ORIGINAL” links. This site contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a ‘fair use’ of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond ‘fair use’, you must obtain permission from the copyright owner.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

 (please enter the four letters and numbers you see above, no spaces)