(Castellano) Defendiendo a Julian Assange -> Defendiendo la Verdad

ORIGINAL LANGUAGES, 22 Apr 2019

Robert Burrowes | Pressenza – TRANSCEND Media Service

(Imagen de Free Assange Facebook)

El 11 de abril de 2019, el editor de WikiLeaks, Julian Assange, fue sacado a rastras de la embajada ecuatoriana en Londres por la policía británica y arrestado por violar una condición de fianza. Ver “Actualización de arrestos – SW1”. A su llegada a una comisaría de Londres, Julian fue “arrestado de nuevo” en nombre del gobierno de Estados Unidos para cumplir una orden de extradición en virtud del artículo 73 de la Ley de Extradición del Reino Unido. Ver “ACTUALIZACIÓN: Arresto de Julian Assange”.

Después de una breve audiencia judicial en la que se expuso claramente el extraordinario prejuicio del juez de distrito, -véase “Chelsea y Julian están en la cárcel. La historia tiembla”– Julian está ahora encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sur de Londres. El 2 de mayo comparecerá bajo custodia ante el Tribunal de Primera Instancia de Westminster para una audiencia preliminar de extradición, y Estados Unidos deberá presentar su caso para solicitar la extradición de Julian desde el Reino Unido antes del 12 de junio, pero, como informa Nicholas Weaver, Julian podría estar bajo custodia en el Reino Unido durante años, ya que la extradición se impugna ante el tribunal. Ver “El caso Wikileaks acaba de empezar”.

Antes de su arresto, Julián había estado viviendo en la Embajada de Ecuador desde 2012, había recibido la ciudadanía ecuatoriana y el asilo de ese país porque muchas personas eran muy conscientes del riesgo al que se enfrentaba si era juzgado en un tribunal irregular (kangaroo court) en los Estados Unidos. Este asilo, al que Julián tenía derecho en virtud de disposiciones de larga data del derecho internacional, había sido concedido por el anterior presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien entendió claramente esta ley (y los principios morales en los que se basa).

Sin embargo, como resultado de su reciente arresto, Julian está bajo amenaza de extradición a los Estados Unidos para que pueda ser procesado penalmente -véase la Acusación estadounidense de Julian Assange o “Leer la acusación de Julian Assange”– por su papel en la revelación de la verdad sobre los crímenes de guerra de Estados Unidos en Afganistán (el Diario de Guerra Afgano) e Irak (las bitácoras de guerra de Irak), al igual que The Guardian y The New York Times, al publicar pruebas filtradas de estos crímenes -incluyendo el video de “Asesinato colateral”– así como la publicación de pruebas de la corrupción generalizada del gobierno en el sitio web de WikiLeaks. Fue esta amenaza de persecución por parte de las autoridades estadounidenses lo que llevó a Julián a buscar asilo en la embajada ecuatoriana en primer lugar.

Sin embargo, desde la elección en Ecuador el 24 de mayo de 2017 del criminal y cobarde presidente Lenín Moreno, el asilo de Julián ha estado bajo amenaza y las condiciones de su estancia en la embajada se han deteriorado rápidamente. Esto se debe a que Moreno ha estado ansioso por distraer la atención del público del foco de corrupción que actualmente brilla directamente sobre él -ver “Asamblea Nacional de Ecuador iniciará investigación de corrupción contra Moreno”– y para asegurar los préstamos ofrecidos como sobornos por los funcionarios de los EE.UU. al tiempo que capitula ante la presión del gobierno de los EE.UU. para terminar ilegalmente el asilo político de Julian. Véase “Ecuador cedió a la presión de EE. UU., violó la ley – socio de Assange” y “El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, arrestado, movilización de activistas para detener su extradición a Estados Unidos”.

Por supuesto, la naturaleza criminal y cobarde de la acción de Moreno se pone de relieve por el hecho de que la decisión del gobierno ecuatoriano de poner fin al asilo de Julián se hizo en violación del artículo 79 de la Constitución ecuatoriana que prohíbe la extradición de sus propios ciudadanos. Ver “Constitución de la República de Ecuador de 2008”. Como señaló de forma simple el predecesor de Moreno, Rafael Correa, en un post de Facebook: “Moreno es un hombre corrupto”. Véase “Facebook elimina la página del ex presidente ecuatoriano el mismo día del arresto de Assange”.

Desafortunadamente, como una prueba más de su función como agente de élite, en lugar de facilitar la libertad de expresión, Facebook rápidamente “despublica” la página de Facebook de Correa. Claramente, la corrupción de Moreno no es un tema que Facebook quiera anunciar. Ver “Facebook elimina la página del ex presidente ecuatoriano el mismo día del arresto de Assange”. No obstante, cabe señalar que la función de Twitter como agente de élite no es diferente. Véase “Twitter restringe la cuenta de la madre de Assange”.

Naturalmente, a pesar de los esfuerzos de la élite para controlar la narrativa, muchas personas y organizaciones de todo el mundo se han indignado por el trato que ha recibido Julian (así como otros periodistas veraces y denunciantes como Chelsea Manning, que recientemente ha sido encarcelada una vez más, y Edward Snowden), que actúan con valentía sobre la base de que el público tiene derecho a saber acerca de la criminalidad de sus gobiernos, así como conocer la verdad en general.

Ya el 5 de febrero de 2016, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) emitió una declaración en la que “pidió a las autoridades suecas y británicas que pusieran fin a la privación de libertad del señor Assange, respetaran su integridad física y su libertad de circulación, y le otorgaran el derecho de recibir una indemnización”, señalando que sus opiniones son “jurídicamente vinculantes en la medida en que se basan en normas internacionales de derechos humanos vinculantes, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR)”. Ver “Julian Assange, detenido arbitrariamente por Suecia y el Reino Unido, descubre un panel de expertos de la ONU”.

Además, en los últimos días, los funcionarios de la ONU han hablado abiertamente de su grave preocupación por la revocación ilegal del asilo de Julian. Vea “Experto de la ONU sobre programas de privacidad visitará a Julian Assange” y “Dos relatores de la ONU están preocupados por la situación de Julian Assange”.

Y recientemente, el 11 de abril de 2019, la Unión Americana de Libertades Civiles emitió su respuesta al arresto de Julian, señalando que “Sería la primera vez en la historia de Estados Unidos que se procesara criminalmente a un editor por la publicación de información veraz, y sería inconstitucional”. El informe agregaba: “Cualquier enjuiciamiento por parte de los Estados Unidos al señor Assange por las operaciones editoriales de Wikileaks no tendría precedentes y sería inconstitucional, y abriría la puerta a investigaciones criminales de otras organizaciones de noticias. Además, procesar a un editor extranjero por violar las leyes de secreto de Estados Unidos sentaría un precedente especialmente peligroso para los periodistas estadounidenses, que habitualmente violan las leyes de secreto extranjeras para entregar información vital para el interés público”. Véase “ACLU comenta sobre el arresto de Julian Assange”. (ACLU: Unión Estadounidense por las Libertades Civiles).

Una vez extraditado, ¿tendría Julian alguna posibilidad de defenderse con la verdad? Como explica el fiscal Bill Simpich, Julian no podrá presentar los elementos esenciales de su defensa porque “el gobierno [estadounidense] no quiere una lucha justa. En una lucha justa, el gobierno perdería”. Ver “El caso de Julian Assange: revelar los crímenes de guerra no es un crimen”.

Más claramente, Jonathan Turley señala:

“Es probable que el Departamento de Justicia se mueva agresivamente para despojar a Assange de sus principales defensas. A través de lo que se llama una moción in limine, el gobierno pedirá al tribunal que declare que la divulgación de las controversias de inteligencia es irrelevante. Esto dejaría a Assange sólo con la capacidad de impugnar si ayudó o no con las contraseñas y poca o ninguna oportunidad de presentar pruebas de sus motivaciones o de la amenaza a la privacidad.

La clave para procesar a Assange siempre ha sido castigarlo sin volver a avergonzar a los poderosos personajes que se burlaban de sus revelaciones. Eso significa evitar que hable de cómo el gobierno de Estados Unidos ocultó ataques y enormes pérdidas civiles, el tipo de revelaciones que se hicieron en el famoso caso de los Documentos del Pentágono. No puede hablar de cómo los miembros demócratas y republicanos fueron cómplices o incompetentes en su supervisión. No puede hablar de cómo se le mintió al público sobre el plan”. Véase “Julian Assange será castigado por avergonzar al sistema de DC”.

Por lo tanto, mientras que los gobiernos ecuatoriano, británico y estadounidense están violando flagrantemente la ley al perseguir a Julián, queda a los individuos y las organizaciones de la sociedad civil defenderlo, y muchos ya se están movilizando para hacerlo.

Como resultado, la gente ha firmado peticiones -vea “¡No extraditen a Assange!” y “Extradición y enjuiciamiento en bloque de Julian Assange por la Primera Enmienda-Periodismo protegido”-, algunos han participado en manifestaciones en las embajadas y consulados del Reino Unido en todo el mundo -vea, por ejemplo, “Los manifestantes hacen un llamado al Reino Unido para liberar a Assange afuera de la embajada británica en DC”– y otros se han comprometido en actos de solidaridad como los sugeridos, por ejemplo, por la madre de Julian, Christine, o en el sitio web “Defender WikiLeaks” y en este artículo: “Julian Assange arrestado, actúa ahora”.

Dada la importancia de defender nuestro acceso a información precisa sobre nuestro mundo, en lugar de la propaganda difundida como “noticias” por los medios corporativos, vale la pena reflexionar sobre la mejor manera de hacerlo y, al mismo tiempo, defender a personas como Julian y Chelsea (que juegan un papel tan vital en darnos acceso a la verdad en contextos particulares).

Por lo tanto, debido a mi propio interés de larga data en desarrollar estrategias no violentas cuidadosamente diseñadas en nuestra lucha por hacer de nuestro mundo un mundo de paz, justicia y sostenibilidad ecológica, permítame sugerir una forma estratégica de avanzar que honre el coraje de Julian y Chelsea maximizando el impacto de su relato de la verdad en las luchas a más largo plazo que se acaban de mencionar, al tiempo que se toman medidas por separado para ejercer una presión adicional para ayudarles en el corto y mediano plazo.

Para diseñar bien esta estrategia, analicemos primero la cuestión de por qué los que dicen la verdad son perseguidos. Si no entendemos, precisamente, por qué sucede esto, no podemos responder poderosamente.

El análisis estratégico preciso depende del conocimiento de la verdad

Si queremos comprender con precisión el contexto y las dimensiones estructurales de un conflicto (es decir, el “panorama general” en el que está contenido) para poder identificar y analizar los factores subyacentes del conflicto con el fin de desarrollar una estrategia coherente para abordar estos factores, entonces el primer requisito previo es que dispongamos de información veraz. Sin esta información veraz, los activistas no tienen ninguna posibilidad de comprender y analizar con precisión lo que está sucediendo en el mundo (como en relación con la guerra y la catástrofe climática, por ejemplo).

Debido a que la élite mundial es muy consciente de la importancia de la verdad, realiza un enorme esfuerzo para dificultar, si no imposibilitar, el acceso a ella, particularmente en ciertos contextos críticos. Y hay algunos ejemplos históricos clásicos, entre muchos otros, en los que el desconocimiento de la verdad ha permitido a las élites infligir atrocidades monumentales en nuestro nombre al tiempo que paralizan los esfuerzos para movilizar estratégicamente la oposición hacia estas atrocidades.

Los ejemplos más obvios de este fenómeno incluyen ataques de “bandera falsa” como los que llevaron a cabo las autoridades estadounidenses y sus aliados el 11 de septiembre como preludio al lanzamiento de su “guerra contra el terrorismo”, que ha causado daños inconmensurables, si no destruido virtualmente, a países enteros de Asia occidental y el norte de África. Si la verdad sobre los responsables de los atentados del 11 de septiembre hubiera estado disponible de inmediato, en lugar de seguir “goteando” casi 20 años después, entonces habría sido mucho más fácil movilizar la resistencia a las guerras dirigidas por Estados Unidos contra otros países y hacer campaña, estratégicamente, para lograr los profundos cambios necesarios para asegurar que nuestro mundo se libere del flagelo de tales atrocidades en el futuro. Para acceder al relato definitivo de la abrumadora evidencia en relación con el 11 de septiembre como un ataque con bandera falsa, ver 9/11 desenmascarado: una investigación de la Comisión Internacional de Evaluación que se examina en “Las noticias falsas más falsas: la teoría de la conspiración del 11 de septiembre del gobierno de los Estados Unidos”. Para una larga pero incompleta lista de ataques con banderas falsas, ver “La creciente lista de ataques de bandera falsa ADMITIDOS”.

Así que si nos preguntamos: “¿Quién jugó el papel principal en engañarnos sobre el 11 de septiembre y moldear la respuesta pública deseada?”, la respuesta es que fueron algunos de los principales voceros gubernamentales, corporativos, militares y burocráticos y, en particular, los medios de comunicación corporativos quienes proyectaron las palabras de estos voceros oficiales a lo largo y ancho del mundo. Pero si nos preguntamos “¿quién controlaba a estos portavoces y a los medios de comunicación corporativos?”, la respuesta es “la élite global”.

Esto se debe a que una función primaria de la élite global, algo que ha entendido desde hace mucho tiempo, es crear (utilizando a individuos empleados dentro de sus grupos de reflexión así como a académicos obedientes) y mantener (a través de los sistemas educativos, la industria del entretenimiento y los medios de comunicación corporativos) la narrativa dominante en la sociedad, de modo que la información disponible para el público sea la información que la élite necesita para moldear la percepción pública a favor de sus intereses, tales como la guerra perpetua y el sobreconsumo crónico, los cuales aseguran la perpetuación del poder de la élite, la ganancia y el privilegio.

Por lo tanto, como pueden ver, gente como Julian Assange y Chelsea Manning, y organizaciones como WikiLeaks representan una amenaza fundamental para el poder, las ganancias y los privilegios de la élite precisamente porque su relato de la verdad socava funcionalmente la narrativa de la élite, por ejemplo, que nuestro “enemigo” es un grupo de terroristas en algún lugar en vez de la élite global misma.

Mientras que los ejemplos de falsas banderas que se ofrecen más arriba destacan cómo la supresión de la verdad resta poder a los activistas y a las poblaciones ayudando así a minimizar cualquier movilización efectiva en respuesta, también hay muchos ejemplos en los que la verdad fue crítica para informar y ayudar a movilizar a los activistas para que resistieran la injusticia, de una forma u otra. Por ejemplo, Kevin Zeese ilustra magníficamente la importancia crucial de WikiLeaks para facilitar el conocimiento de la verdad durante los levantamientos de 2011 en el norte de África y el oeste de Asia. Ver “Julian Assange: a la vanguardia del periodismo del siglo XXI”.

En esencia, son individuos como Julian y Chelsea, más que los aduladores editores, reporteros y periodistas que trabajan para los medios corporativos, los que nos dan la información que necesitamos saber para que podamos entender mejor cómo funciona nuestro mundo disfuncional y violento, y hacer campañas efectivas para cambiarlo.

Así que son enemigos de la élite que deben ser silenciados y desacreditados, legalmente o no.

Si desea leer otros relatos de individuos que astutamente nos advierten de las implicaciones más profundas de lo que le está sucediendo a Julian, vea los recientes artículos de Chris Hedges “El martirio de Julian Assange” y John Pilger “El arresto de Assange es una advertencia de la historia”.

Entonces, ¿qué hacemos?

Bueno, creo que honramos a individuos como Julian y Chelsea usando las verdades que nos revelan para desarrollar e implementar estrategias no violentas cuidadosamente diseñadas para hacer de nuestro mundo un lugar de paz, justicia y sostenibilidad ecológica. Es por eso que se arriesgan a pagar (y ahora están pagando) un precio personal muy alto para conseguirnos la verdad que debe informar estos esfuerzos. Pero también podemos ayudar a individuos valientes como Julian y Chelsea a corto plazo. Por lo tanto, permítame que me sume a las sugerencias hechas por otros ya mencionados antes.

Si queremos aprovechar al máximo la verdad por la que Julian y Chelsea se han arriesgado (y pagado) tanto para hacerla llegar a nosotros, entonces debemos hacer campaña estratégicamente. Al hacer esto, como acabo de mencionar, realmente honramos sus esfuerzos y sacrificio. Así que, por ejemplo, si quiere hacer campaña para poner fin a las guerras de las élites y a la destrucción de nuestro clima del que tanto se beneficia, entonces considere la posibilidad de hacerlo estratégicamente. Vea Estrategia de Campaña No Violenta. Este sitio identifica, entre otros elementos clave de la estrategia, los dos objetivos estratégicos y la lista básica de metas estratégicas necesarias para lograr estos resultados. Vea “Objetivos estratégicos de campaña”.

Independientemente de si está o no interesado en hacer campaña de esta manera, existe una estrategia de quince años para abordar todos los elementos de nuestra crisis medioambiental en “El Proyecto Árbol de Fuego para salvar la vida en la Tierra”.

Si desea abordar el problema en su esencia, considere hacer “Mi promesa a los niños” para que sus hijos crezcan con la conciencia y el coraje de Julian y Chelsea. Desafortunadamente, los individuos con su conciencia y coraje son increíblemente raros en nuestro mundo: no es un lugar poderoso para empezar a abordar a una élite global que está totalmente loca.

¿Locura? Se preguntará. Recuerde esto: la élite global y muchos de sus agentes políticos, corporativos, burocráticos, militares y académicos, dedican su tiempo a planificar e implementar estrategias para matar a personas (utilizando la violencia militar y la explotación económica) con el fin de obtener ganancias. ¿Realmente cree que esto es algo en lo que una persona cuerda pasaría su tiempo haciendo? Sé que ha estado inundado de propaganda a lo largo de su vida para hacerle aceptar (o ignorar) la violencia en nuestro mundo sin dudarlo, pero haga una pausa y piénselo ahora: ¿es realmente sensato? ¿No somos capaces, como especie, de organizar nuestro mundo para lograr la paz, la justicia y la sostenibilidad ecológica? Véase “La Élite Global está Loca. Revisado” con mucho más detalle en “¿Por qué la violencia?” y “Psicología del valor y Psicología del temor: Principios y Práctica”.

Además, los individuos que no están increíblemente dañados psicológicamente no manipulan a las instituciones de élite -como el sistema legal: ver “El Estado de Derecho: injusto y violento”– para perseguir a individuos poderosos como Julian y Chelsea. La conciencia y el coraje de Julian y Chelsea son fácilmente reconocidos por aquellos que no están psicológicamente dañados: son cualidades de individuos excepcionales a quienes debemos honrar.

Si quiere unirse al movimiento mundial para poner fin a la violencia, es bienvenido a firmar el compromiso en línea de “La Carta de los Pueblos para la Creación de un Mundo No Violento”.

Pero no necesitamos limitar nuestros actos de solidaridad con Julian y Chelsea a lo que se refiere a estrategias de cambio profundo o a los otros mencionados anteriormente. Si usted quiere actuar poderosamente en su apoyo, considere también las siguientes cinco opciones y haga tantas como pueda:

  1. Boicotear The Guardian y The New York Times (porque fueron dos de los medios originales que publicaron material procedente de WikiLeaks, pero que ahora se dedican hipócritamente a la persecución de Julian y Chelsea). Y sugiera a otros que también boicoteen estos medios de comunicación.
  2. Boicotear todos los medios de comunicación (en cualquier parte del mundo) que defiendan o apoyen el arresto, juicio y/o encarcelamiento de Julian y/o Chelsea. Y sugiera a otros que también boicoteen estos medios de comunicación. Si quiere saber la verdad sobre nuestro mundo, consígala en medios de comunicación como el que está leyendo ahora.
  3. Boicotear Facebook. Y sugiera a otros que también boicoteen este medio.
  4. Boicotear Twitter. Y sugiera a otros que también boicoteen este medio.
  5. Escriba cartas de solidaridad a Julian y Chelsea. Dígales lo que está haciendo para efectuar el mejor uso de las verdades que han revelado.

Dado el control de la élite de todas las instituciones políticas, económicas, comerciales, legales, sociales y de medios de comunicación de cualquier importancia en nuestro mundo, no será fácil liberar a Julian (y, quizás, incluso a Chelsea) en un corto plazo. Las élites británicas y estadounidenses pueden incluso conspirar para poner en secreto a Julian en un vuelo de entrega a los EE.UU. o simplemente contentarse con una larga lucha legal que nos distraiga a muchos de nosotros de los temas que Julian y Chelsea tan valientemente ponen en el centro de atención.

Por eso, mientras luchamos por liberarlos, también podemos luchar por liberar a ese gran número de personas que sufren la violencia militar y la explotación económica de la élite para que los esfuerzos de Julian y Chelsea no sean en vano.

_________________________________________

Robert Burrowes, Ph.D. es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente y tiene un compromiso de vida para entender y poner fin a la violencia humana. Se ha realizado una amplia investigación desde 1966 en un esfuerzo para entender por qué los seres humanos son violentos y ha sido un activista por la noviolencia desde 1981. Es autor de Why Violence? Websites: (Charter)  (Flame Tree Project)  (Songs of Nonviolence) (Nonviolent Campaign Strategy) (Nonviolent Defense/Liberation Strategy) (Robert J. Burrowes) (Feelings First) Email: flametree@riseup.net

Traducción del inglés por María Cristina Sánchez

Este artículo también está disponible en: Inglés

Go to Original – pressenza.com


Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Share this article:


DISCLAIMER: In accordance with title 17 U.S.C. section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. TMS has no affiliation whatsoever with the originator of this article nor is TMS endorsed or sponsored by the originator. “GO TO ORIGINAL” links are provided as a convenience to our readers and allow for verification of authenticity. However, as originating pages are often updated by their originating host sites, the versions posted may not match the versions our readers view when clicking the “GO TO ORIGINAL” links. This site contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a ‘fair use’ of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond ‘fair use’, you must obtain permission from the copyright owner.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.