(Castellano) Nuestro Mundo que se Desvanece: Glaciares

ORIGINAL LANGUAGES, 9 Sep 2019

Robert Burrowes, Ph.D. | Pressenza – TRANSCEND Media Service

Algo está causando que los glaciares y los campos de hielo de las montañas del mundo se derritan. Y, a pesar de su primer pensamiento, no es la catástrofe climática en curso.

No importa en qué lugar de la Tierra se encuentren los glaciares y los campos de hielo de montaña, todos se están derritiendo. Además, el plazo previsto para que algunas de ellas desaparezcan por completo es «de manera inminente», es decir, dentro de unos años. Y por lo demás: unas pocas décadas (aunque esa proyección se está revisando rutinariamente, dependiendo del glaciar).

¿Por qué? Porque las investigaciones más recientes sugieren que debajo de la superficie del océano los glaciares pueden estar derritiéndose de diez a cien veces más rápido de lo que se creía. Esto se debe a que, hasta ahora, los científicos tenían una comprensión limitada de lo que sucede bajo el agua en el punto donde los glaciares se encuentran con el mar. Utilizando una combinación de radar, sonar y fotografía de lapso de tiempo, un equipo de investigadores ha proporcionado las primeras mediciones detalladas de los cambios subacuáticos a lo largo del tiempo. Sus hallazgos sugieren que las teorías que se utilizan actualmente para medir el cambio de los glaciares están subestimando la pérdida de hielo de los glaciares. “La tendencia general del retroceso de los glaciares en todo el mundo se debe tanto al calentamiento del aire como al de los océanos», señaló el profesor David Sutherland, oceanógrafo de la Universidad de Oregón y autor principal del nuevo estudio. Los glaciares están siendo «devorados por ambos lados».

Según la profesora Rebecca Jackson, oceanógrafa de la Universidad de Rutgers y coautora del estudio: «La teoría en la que hemos estado confiando para estas tasas de derretimiento es errónea. Deberíamos ser capaces de predecir las tasas de derretimiento basándonos en las condiciones del océano…[pero] no están en absoluto relacionadas de la manera que esperábamos». Más allá de la temperatura del aire y del agua, «la salinidad del océano, las corrientes y la forma del glaciar pueden influir en el derretimiento de los glaciares de marea». Véase «Direct observations of submarine melt and subsurface geometry at a tidewater glacier» y «Oceans Are Melting Glaciers from Below Much Faster than Predicted, Study Finds»  («Observaciones directas del derretimiento submarino y la geometría del subsuelo en un glaciar de marea» y «Los océanos están derritiendo los glaciares desde abajo mucho más rápido de lo previsto, según un estudio»). Estos hallazgos del rápido derretimiento de los glaciares confirman investigaciones anteriores, que se mencionan a continuación, aunque las variables del derretimiento de los glaciares de alta montaña son diferentes a las del derretimiento de los que terminan a nivel del mar.

Entonces, ¿cuántos glaciares hay y cuál es su estado?

Según el Inventario de Glaciares Randolph (RGI por sus siglas en inglés), la estimación más fiable del número de glaciares en el mundo es de 198.000. Estos glaciares cubren 726.000 kilómetros cuadrados, es decir, el 0,5% de la superficie terrestre de la Tierra. Ver el Inventario de Glaciares Randolph y `Mapping the World’s Glaciers’. (Mapeando los Glaciares del Mundo)

El proyecto Global Land Ice Measurements from Space (GLIMS) está diseñado para monitorear los glaciares del mundo, utilizando principalmente datos de instrumentos ópticos satelitales. Los inventarios de glaciares son una técnica específica para cartografiar los atributos de los glaciares, tales como el área, la longitud, la pendiente, el aspecto, el ambiente terminal (nacidos en el mar o en un lago, o terminar en tierra firme), la elevación y la clasificación de los glaciares. Ver ‘Mapping the World’s Glaciers’. (Mapeando los Glaciares del Mundo). Hay muchos tipos de glaciares. Para una extensa (e impresionante) selección de fotos de glaciares, que ilustran muchos aspectos de estas majestuosas formaciones de hielo, vea el «Fotoglosario en línea de los glaciares».

Entonces, de norte a sur, ¿cuál es el estado de los glaciares del mundo?

Glaciares en el Norte

Como era de esperar, las vastas masas de hielo del Ártico, que consisten en el Océano Ártico, mares adyacentes y partes de Alaska (Estados Unidos), Finlandia, Groenlandia (Dinamarca), Islandia, el norte de Canadá, Noruega, Rusia y Suecia, incluyen muchos glaciares.

Aunque no hay glaciares en el propio Océano Ártico (porque no tiene masa terrestre), los glaciares de lugares como Groenlandia, América del Norte, Rusia y Europa occidental se están derritiendo rápidamente.

Por ejemplo, un estudio reciente confirmó el rápido derretimiento de los glaciares de Groenlandia: «La reciente desglaciación de Groenlandia es una respuesta a los forzamientos oceánicos y atmosféricos. Entre 2000 y 2010, la pérdida de hielo se concentró en los márgenes sudeste y noroeste de la capa de hielo, en gran parte debido a la creciente descarga de los glaciares de desagüe de origen marino, lo que pone de relieve la importancia del forzamiento oceánico». Véase ‘Accelerating changes in ice mass within Greenland, and the ice sheet’s sensitivity to atmospheric forcing’ y ‘The Greenland Ice Sheet Is Melting at Astonishing Rate’. («Acelerando los cambios en la masa de hielo dentro de Groenlandia, y la sensibilidad de la capa de hielo a la fuerza atmosférica» y «La capa de hielo de Groenlandia se está derritiendo a un ritmo asombroso».)

Pero Groenlandia no es el único lugar en el extremo norte donde los glaciares se están derritiendo rápidamente. Para una foto instantánea del derretimiento de los glaciares en otras regiones, Véase  ‘Melting glaciers threaten to inundate Russia’s Far North and Siberia’‘Glaciers in the Canadian High Arctic are melting at an unprecedented rate’‘Graphic: Dramatic glacier melt [in Alaska]’‘Sweden’s Highest Peak, a Melting Glacier, Is No Longer the Nation’s Tallest’ y ‘The Devdoraki Glacier in the Georgian Caucasus Keeps Collapsing’.(«Los glaciares que se derriten amenazan con inundar el Lejano Norte y Siberia de Rusia», «Los glaciares en el Alto Ártico Canadiense se están derritiendo a un ritmo sin precedentes», «Gráfico: Dramático derretimiento de glaciares [en Alaska]», «El pico más alto de Suecia, un glaciar que se derrite, ya no es el más alto de la nación» y «El glaciar Devdoraki en el Cáucaso georgiano sigue colapsando».)

Glaciares en Himalaya

El derretimiento sustancial de los glaciares en el Himalaya ha sido evidente desde hace mucho tiempo. Para 2011, el derretimiento de los glaciares en el Himalaya nepalés, por ejemplo, ya había creado una «salpicadura» de una altitud de 1.600 lagos glaciares que amenazaba a las comunidades que vivían «río abajo». Por ejemplo, si el lago del glaciar Imja «rompe sus paredes de escombros glaciares, conocidos como morrena, podría liberar un diluvio de agua, lodo y roca hasta a 60 millas de distancia. Esto inundaría las casas y los campos con una capa de escombros de hasta 15 m de espesor, lo que provocaría la pérdida de la superficie durante una generación. Pero la pregunta es cuándo, y no si». Véase  ‘Watching a glacier die at Imja Lake’ y ‘Glacier lakes: Growing danger zones in the Himalayas’ («Observando cómo un glaciar muere en el lago Imja» y «Lagos de glaciares»: Crecientes zonas de peligro en el Himalaya.)

Un estudio realizado en 2013 por un equipo de la Universidad de Milán dirigido por un científico nepalés descubrió que «algunos glaciares en el Monte Everest o en sus alrededores se habían reducido en un 13% en los últimos 50 años con la línea de nieve 180 metros más alta que hace 50 años. Los glaciares están desapareciendo más rápidamente cada año», señala el informe, «con algunos glaciares más pequeños que en la década de 1960». Véase ‘Glacier response to climate trend and climate variability in Mt. Everest region (Nepal)’‘Most glaciers in Mount Everest area will disappear with climate change – study’. («La respuesta de los glaciares a la tendencia y variabilidad del clima en la región del Monte Everest (Nepal)» y «La mayoría de los glaciares en el área del Monte Everest desaparecerán con el cambio climático – estudio».)

Y un estudio realizado en 2015 concluyó que los 5.500 glaciares estimados en la región del Hindu Kush-Himalaya (HKH) probablemente experimentarán «una pérdida masiva continua y posiblemente acelerada de los glaciares… dado el aumento proyectado de las temperaturas», según Joseph Shea, hidrólogo de glaciares del Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas en Nepal, y líder del estudio publicado en The Cryosphere, la revista de la Unión Europea de Geociencias (EGU). Véase ‘Most glaciers in Mount Everest area will disappear with climate change – study’.(«La mayoría de los glaciares de la zona del Monte Everest desaparecerán con el cambio climático – estudio».)

Pero las más recientes palabras provienen del informe completo y fidedigno de 2019 Evaluación del Hindu Kush Himalaya: Montañas, Cambio Climático, Sostenibilidad y Gente, solicitado por las ocho naciones, Afganistán, Pakistán, China, India, Nepal, Bután, Bangladesh y Myanmar, las montañas abarcan y envuelven a más de 200 científicos que han trabajado en el informe durante más de cinco años (con otros 125 expertos que revisan su trabajo). Los científicos examinaron el hipercomplejo sistema del Hindu Kush Himalaya, de 3.500 kilómetros de largo, donde los glaciares alimentan el Ganges, el Indo, el Río Amarillo, el Mekong y el Irrawaddy, entre diez sistemas fluviales principales. Directa e indirectamente, estos glaciares abastecen a 1.650 millones de personas con aire limpio, alimentos, energía y trabajo. Véase  ‘Himalayan glaciers on the eve of destruction’. (Glaciares del Himalaya en vísperas de la destrucción.)

Al resumir el informe, Pepe Escobar explica: «El camino hacia el desastre ambiental es espeluznantemente sencillo. Los glaciares que se derriten desembocan en ríos y lagos. El desbordamiento de los lagos se traduce inevitablemente en más inundaciones. Y eso significa más escorrentías de glaciares en los principales ríos, más inundaciones y la inevitable destrucción de las cosechas». Véase  ‘Himalayan glaciers on the eve of destruction’ (Glaciares del Himalaya en vísperas de la destrucción.)

La conclusión que se puede extraer de este informe es simple: ‘Incluso una acción radical contra el cambio climático no salvará a los glaciares, poniendo en peligro a 2.000 millones de personas’. Véase ‘A third of Himalayan ice cap doomed, finds report’. (Un tercio de la capa de hielo del Himalaya está condenado, según un informe de hallazgos.)

Glaciares en el ecuador

En el ecuador, los glaciares están bajo asedio. ¿Glaciares en el ecuador?  se preguntarán.

Sí, por supuesto. El Monte Kilimanjaro, que tiene tres conos volcánicos distintos – Kibo a 5.895 metros (19.340 pies), Mawenzi a 5.149 metros (16.893 pies) y Shira a 4.005 metros (13.140 pies) de los cuales los dos últimos se han extinguido con el Kibo dormido – es la montaña más alta de África y la montaña independiente más alta del mundo. Se levanta de las Grandes Llanuras de África Oriental casi en el ecuador. A más de 19.000 pies de altura, esta montaña alguna vez estuvo cubierta de glaciares, lo que resultó ser una vista impresionante para aquellos que la vieron.

Sin embargo, el derretimiento de los glaciares en el Kilimanjaro se está acelerando y un informe de 2013 señalaba que la disminución de los glaciares del norte del Kilimanjaro, que se cree que tienen 10.000 años de antigüedad, podría desaparecer para 2030. Todo el campo de hielo del norte, que contiene la mayor parte del hielo glaciar restante del Kilimanjaro, perdió más de 4 millones de metros cúbicos de hielo entre 2000 y 2013, lo que representa una pérdida de volumen de aproximadamente el 29 por ciento durante ese período, con una pérdida de superficie total del 32 por ciento. En 2012, el campo de hielo se dividió en dos, revelando lava antigua la cual puede no haber visto el sol en milenios. Véase ‘Kilimanjaro’s Shrinking Glaciers Could Vanish by 2030’ (Los glaciares en retroceso del Kilimanjaro podrían desaparecer para 2030). Los glaciares del lado sur deberían durar un poco más.

El más reciente informe, basado en gran medida en un análisis de los datos de los satélites del Observatorio de la Tierra de la NASA en 2019, realizado por científicos de la Universidad de Massachusetts, simplemente confirma las tendencias irregulares documentadas anteriormente: «Las largas lluvias (Masika) de 2019 están acabando con prácticamente toda la acumulación de nieve en los glaciares del Kilimanjaro».

Y lo que es más inquietante: «A falta de un acontecimiento importante que traiga suficiente nieve (por ejemplo, 30-50 cm) para reducir la penetración de la radiación solar, la próxima estación seca comenzará probablemente con un cráter sin nieve. Como resultado, la ablación de las superficies de los glaciares, tanto horizontales como verticales, será probablemente dramática en los próximos meses». Ver ‘Kilimanjaro Climate & Glaciers’ (Kilimanjaro Clima & Glaciares.)

Si desea ver fotos espectaculares de los glaciares restantes y de los glaciares remanentes en el Monte Kilimanjaro tal y como estaban en 2016, puede verlas en el libro de arte de edición limitada de Ian van Coller «Kilimanjaro: El último glaciar» o verlas en un video de imágenes.

Glaciares en las latitudes del sur

Al igual que los glaciares en otros lugares, los de las latitudes meridionales se están derritiendo rápidamente. Investigaciones recientes confirman la rápida desaparición de los glaciares en los campos de hielo de la Patagonia, ubicados en los altos Andes, en la cima de Chile y Argentina, donde se está produciendo un retroceso glaciar «a un ritmo no glacial». El Campo de Hielo de la Patagonia Norte alimenta con hielo a 30 importantes glaciares de salida, de los cuales el Glaciar San Rafael es «el glaciar de movimiento más rápido de la Patagonia» y «uno de los glaciares con mayor actividad de parto del mundo».

El Campo de Hielo Sur Patagónico, más del triple del tamaño de su contraparte del norte, incluye el Glaciar Jorge Montt, que termina en un «fiordo asfixiado por los icebergs» como resultado de la rápida desintegración y retroceso del glaciar. El Glaciar Upsala ha estado retrocediendo desde que comenzó a documentarse en 1810. Para ver fotos y un vídeo, véase ‘Melting Beauty: The Icefields of Patagonia’ (Belleza que se derrite: Los Campos de Hielo de la Patagonia.)

Un extenso estudio reveló que el 90,2% de los glaciares patagónicos se redujeron entre 1870 y 2011, y que todas las regiones sufrieron una gran pérdida de glaciares. Sin embargo, las tasas anuales de contracción en los Andes patagónicos «aumentaron en cada segmento temporal analizado (1870-1986, 1986-2001, 2001-2011), con tasas anuales de contracción dos veces más rápidas de 2001-2011 que de 1870-1986». Ver  ‘Shrinking Patagonian Glaciers’.(Glaciares patagónicos en retroceso.)

En otras partes del hemisferio sur, los glaciares de Nueva Zelanda, incluidos los famosos glaciares Fox, Franz Josef y Tasmania, también están en retroceso. Véase ‘New Zealand’s glaciers are shrinking’. (Los glaciares de Nueva Zelanda se están reduciendo.)

Glaciares en la Antártida

Al igual que con la Antártida, los glaciares se están derritiendo a un ritmo acelerado, generando una secuencia casi infinita de titulares dramáticos, ya que un glaciar tras otro atrae la atención debido a la naturaleza extraordinaria de los cambios, y las últimas investigaciones muestran que las áreas afectadas pierden el hielo cinco veces más rápido que en la década de 1990, con más de 100 metros de espesor en algunos lugares. Ver  ‘“Extraordinary thinning” of ice sheets revealed deep inside Antarctica’ («Extraordinario adelgazamiento» de las capas de hielo revelado en las profundidades de la Antártida.)

Un análisis reciente de datos satelitales ha encontrado que se están produciendo cambios «extremos» en ocho de los principales glaciares de la Antártida a medida que «aguas oceánicas inusualmente cálidas se deslizan por debajo de sus plataformas de hielo». El agua más caliente se está «comiendo el agarre helado de los glaciares en el fondo del mar». Como resultado, la línea de aterrizaje, donde el hielo toca por última vez el lecho rocoso, ha estado retrocediendo hasta 600 pies por año». Ver ‘Net retreat of Antarctic glacier grounding lines’ and ‘“Extreme” Changes Underway in Some of Antarctica’s Biggest Glaciers’ (Retirada neta de las líneas de aterrizaje de los glaciares antárticos y Cambios extremos en curso en algunos de los glaciares más grandes de la Antártida.)

Por ejemplo, el glaciar Pine Island es un inmenso glaciar en la capa de hielo antártica occidental. Es uno de los glaciares menos estables que está retrocediendo rápidamente mientras pierde cantidades masivas de hielo y representa alrededor del 20 por ciento del flujo total de hielo de la capa de hielo hacia el océano. Cada año el Glaciar Pine Island pierde 45 mil millones de toneladas (40.8 mil millones de toneladas métricas) de hielo. Ver ‘Photo Gallery: Antarctica’s Pine Island Glacier Cracks’ (Galería de Fotos: Grietas del Glaciar Pine Island de la Antártida.)

Desde 2001, el glaciar de Pine Island ha parido seis enormes témpanos de hielo, pero, de manera inquietante, la tasa de nacimientos está aumentando. Tras los importantes nacimientos de icebergs de enero de 2001, noviembre de 2007, diciembre de 2011 y agosto de 2015, en septiembre de 2017 nació un iceberg de 4,5 veces el tamaño de Manhattan y, sólo un año más tarde, estaba preparado para el nacimiento de otro, incluso más grande, cuando apareció en su centro una grieta de 30 kilómetros «donde la plataforma de hielo toca aguas oceánicas más cálidas que se están derritiendo desde abajo». Ver ‘Huge Cavity in Antarctic Glacier Signals Rapid Decay’ (Enorme iceberg listo para romper el glaciar de Pine Island en la Antártida.)

Si bien la destrucción en curso de los glaciares antárticos ya garantiza un aumento considerable del nivel del mar, e incluso si las emisiones de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso se detuvieran hoy, habrá otros efectos de retroalimentación climática. Los oceanógrafos han detectado una tendencia a la disminución de la salinidad en las aguas antárticas alimentadas por el deshielo de la capa de hielo; esto afecta la densidad de las aguas profundas y muy frías que impulsan las corrientes oceánicas clave que afectan el clima en la superficie. Además, el aumento del agua dulce en el borde de la capa de hielo «también podría perturbar el calendario de los ciclos biológicos… comenzando por el fitoplancton, la base crítica de la red alimentaria antártica». Véase ‘“Extreme” Changes Underway in Some of Antarctica’s Biggest Glaciers’. (Cambios «extremos» en el curso en algunos de los glaciares más grandes de la Antártida.)

¿Podemos salvar los glaciares?

Un proyecto de investigación conjunto realizado por científicos de las Universidades de Bremen e Innsbruck concluyó que «la masa de los glaciares contemporáneos está en desequilibrio con el clima actual, y ya se ha comprometido un 36 ± 8% de pérdida de masa en respuesta a pasadas emisiones de gases de invernadero. Por consiguiente, la mitigación de las emisiones futuras sólo tendrá una influencia muy limitada en el cambio de masa de los glaciares en el siglo XXI. No se detectan diferencias significativas entre los escenarios de calentamiento de 1,5 y 2 K en la contribución del nivel del mar de los glaciares acumulada en el siglo XXI».

En otras palabras, «más de un tercio del hielo glaciar que aún existe hoy en día en los glaciares de montaña ya no puede salvarse, ni siquiera con las medidas más ambiciosas». Calculado sobre la base de un coche nuevo y promedio, se pierde un kilogramo de hielo glaciar cada quinientos metros recorridos por ese solo coche. Véase ‘Limited influence of climate change mitigation on short-term glacier mass loss’ y ‘Glacier mass loss passes the point of no return, researchers report’.

 («La influencia limitada de la mitigación del cambio climático en la pérdida de masa de los glaciares a corto plazo» y «La pérdida de masa de los glaciares sobrepasa el punto de no retorno, informan los investigadores».)

Entonces, ¿podemos salvar lo que quedará de los glaciares restantes? Obviamente, no sin un esfuerzo monumental. Pero antes de invitarlos a participar en un esfuerzo para hacer esto, permítanme explicar un punto que expuse en el primer párrafo: no es la catástrofe climática en curso la que está destruyendo los glaciares de la Tierra. Es el comportamiento humano. La catástrofe climática, incluido el derretimiento de los glaciares, está siendo generada por nuestro comportamiento.

Y nosotros tenemos el control de ese comportamiento. O, para ser más precisos, cada uno puede controlar su propio comportamiento. Y eso significa que tienes que tomar algunas decisiones que marcarán una gran diferencia, para bien o para mal, dependiendo de lo que decidas.

Si deseas luchar con fuerza para salvar los glaciares restantes, considera la posibilidad de unirte a aquellos que participan en el «Proyecto del Árbol de la Llama para Salvar la Vida en la Tierra», que esboza un programa sencillo para reducir sistemáticamente tu consumo y aumentar tu autosuficiencia a lo largo de un período de años.

Dada la violencia impulsada por el miedo en nuestro mundo, que también genera la adicción de la mayoría de la gente en los países industrializados al consumo excesivo que está destruyendo la biosfera de la Tierra. Véase  ‘Love Denied: The Psychology of Materialism, Violence and War’ («Amor denegado»: La Psicología del Materialismo, la Violencia y la Guerra) – entonces considere abordar esto directamente empezando por usted mismo – vea ‘Putting Feelings First’ (Poniendo los Sentimientos Primero) – y revisando su relación con los niños. Ver ‘My Promise to Children’ (Mi promesa a los niños) y ‘Nisteling: The Art of Deep Listening’ (Nisteling: El arte de la escucha profunda). Para explicaciones más completas, ver ‘Why Violence?’ («Por qué la violencia») y ‘Fearless Psychology and Fearful Psychology: Principles and Practice’Psicología intrépida y psicología temerosa»: Principios y Práctica.)

Si desea hacer campaña estratégicamente para defender los glaciares, considere unirse a los que trabajan para detener la catástrofe climática y poner fin a las actividades militares de todo tipo, incluyendo la guerra. Véase Estrategia de Campaña No Violenta en la que se incluye una lista completa de los objetivos estratégicos necesarios para lograr estos resultados en «Objetivos Estratégicos».

En aquellos casos en los que gobiernos corruptos o incluso gobiernos que no responden electoralmente están liderando la destrucción de la biosfera, apoyando, patrocinando y/o participando prácticas destructivas para el medio ambiente, podría ser necesario como parte del esfuerzo el destituir a estos gobiernos. Véase Nonviolent Defense/Liberation Strategy. (Estrategia de Defensa/Liberación No Violenta)

También podría considerar unirse a la red mundial de personas que se resisten a la violencia en todos los contextos, incluso contra la biosfera, firmando la promesa en línea de «El estatuto de los Pueblos para crear un mundo no violento».

O, si ninguna de las opciones anteriores le atrae o le parecen demasiado complicadas, considere en comprometerse con:

El Compromiso con la Tierra

Por amor a la Tierra y a todas sus criaturas, y por mi respeto a sus necesidades, desde este día en adelante lo prometo:

  1. Escucharé profundamente a los niños (ver la explicación anterior)
  2. No voy a viajar en avión
  3. No voy a viajar en coche
  4. No comeré carne y pescado
  5. Sólo comeré alimentos orgánicos/biodinámicos
  6. Reduciré al mínimo la cantidad de agua dulce que uso, incluso minimizando mi propiedad y el uso de dispositivos electrónicos.
  7. No voy a comprar madera de la selva tropical
  8. No compraré ni usaré plástico de un solo uso, como bolsas, botellas, recipientes, tazas y pajitas.
  9. No utilizaré bancos, fondos de pensiones o compañías de seguros que presten servicios a empresas dedicadas a los combustibles fósiles, la energía nuclear y/o las armas.
  10. No aceptaré empleo ni invertiré en ninguna organización que apoye o participe en la explotación de otros seres humanos o en los beneficios de la matanza y/o destrucción de la biosfera.
  11. No recibiré noticias de los medios corporativos (periódicos, televisión, radio, Google, Facebook, Twitter…)
  12. Me esforzaré por aprender una habilidad, como la jardinería o la costura, que me haga más autosuficiente.
  13. Animaré a mi familia y amigos a que consideren la posibilidad de firmar este compromiso.

¿Todas estas opciones suenan desagradables? ¿Prefiere algo que requiera menos compromiso? Puede, si desea, hacer lo que la mayoría de las fuentes sugieren: nada (o sus muchos equivalentes simbólicos). Admito que las opciones que ofrezco son para aquellos lo suficientemente poderosos como para comprender y actuar sobre la verdad. ¿Por qué? Porque queda tan poco tiempo y no tengo ningún interés en engañar a la gente o tratarla como poco inteligente e impotente. Véase ‘Human Extinction by 2026? A Last Ditch Strategy to Fight for Human Survival’ (¿Extinción Humana para el 2026? Una última estrategia para luchar por la supervivencia humana.)

Así que, en pocas palabras: ¿Está dispuesto a luchar para salvar los glaciares (y preservar la biosfera)? Entonces recuerde esto: La única manera de luchar es que reduzca su consumo y ayude a persuadir a otros, de una forma u otra, a que también lo hagan. Nada más puede funcionar.

_________________________________________

Robert Burrowes, Ph.D. es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente y tiene un compromiso de vida para entender y poner fin a la violencia humana. Se ha realizado una amplia investigación desde 1966 en un esfuerzo para entender por qué los seres humanos son violentos y ha sido un activista por la noviolencia desde 1981. Es autor de Why Violence? Websites: (Charter)  (Flame Tree Project)  (Songs of Nonviolence) (Nonviolent Campaign Strategy) (Nonviolent Defense/Liberation Strategy) (Robert J. Burrowes) (Feelings First) Email: flametree@riseup.net

Este artículo también está disponible en: Inglés

Traducción del inglés por Armando Yánez

Go to Original – pressenza.com


Tags: , ,

 

Share this article:


DISCLAIMER: The statements, views and opinions expressed in pieces republished here are solely those of the authors and do not necessarily represent those of TMS. In accordance with title 17 U.S.C. section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. TMS has no affiliation whatsoever with the originator of this article nor is TMS endorsed or sponsored by the originator. “GO TO ORIGINAL” links are provided as a convenience to our readers and allow for verification of authenticity. However, as originating pages are often updated by their originating host sites, the versions posted may not match the versions our readers view when clicking the “GO TO ORIGINAL” links. This site contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a ‘fair use’ of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond ‘fair use’, you must obtain permission from the copyright owner.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.