(Castellano) ¿Extinción Humana para el 2026? Una última estrategia para luchar por la supervivencia humana

IN ORIGINAL LANGUAGES, 20 Aug 2018

Robert Burrowes – Pressenza Int’l Press Agency

(Imagen de Anita Szeics)

Existe un acuerdo casi unánime entre los científicos del clima y las organizaciones -es decir, el 97% de los más de 10.000 científicos del clima y las diversas organizaciones científicas que se dedican a la investigación científica del clima- de que los seres humanos han causado un aumento dramático en la cantidad de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso liberados a la atmósfera de la Tierra desde la era preindustrial y que esto está provocando la catástrofe climática que continúa desarrollándose. Para la evidencia documental sobre este punto véase, por ejemplo, “Cuantificando el consenso sobre el calentamiento global antropogénico en la literatura científica”, “Consenso sobre el consenso: una síntesis de las estimaciones consensuadas sobre el calentamiento global causado por el hombre” y “Los científicos están de acuerdo: el Calentamiento Global está Sucediendo y los Humanos son la Causa Principal”.

Sin embargo, no hay consenso sobre el plazo en que esta catástrofe climática causará la extinción humana. Esta falta de consenso se debe principalmente a que la élite global controla la percepción pública de este marco de tiempo con frecuentes conversaciones sobre “el fin de siglo” diseñadas para permitir la maximización continua de los beneficios a través de “seguir como siempre” durante el mayor tiempo posible. ¿Por qué ha ocurrido esto?

Cuando la evidencia de la catástrofe climática (incluyendo el papel fundamental de la quema de combustibles fósiles) se hizo incontrovertible, lo que significó que los esfuerzos de larga data de la industria de los combustibles fósiles para prevenir la acción sobre la catástrofe climática finalmente habían terminado, la industria cambió su enfoque para argumentar que el marco de tiempo, que presentó como “fin de siglo”, significaba que podíamos diferir la acción (y por lo tanto que la maximización de las ganancias a través de los negocios, como de costumbre, podría continuar indefinidamente). En consecuencia, al igual que las industrias del tabaco, el azúcar y la comida chatarra, la industria de los combustibles fósiles ha empleado una serie de tácticas para desviar la atención de su responsabilidad primaria por un problema y retrasar la acción al respecto.

Estas tácticas bien empleadas incluyen sugerir que la investigación es incompleta y que se necesita hacer más investigación, financiar “investigación” para producir “evidencia” para contrarrestar la ciencia del clima, emplear académicos para presentar esta “investigación”, desacreditar a los científicos honestos del clima, infiltrarse en los cuerpos reguladores para diluir (o revertir) las decisiones y recomendaciones que tendrían un impacto adverso en las ganancias, establecer grupos “interesados” que actúen como “frentes” para la industria, hacer generosas donaciones políticas a individuos y partidos políticos, así como emplear a lobistas.

Como resultado de su enorme poder también, la élite global ha podido controlar gran parte de los fondos disponibles para la investigación de la ciencia climática y gran parte de la información sobre ella que se hace ampliamente disponible para el público, particularmente a través de sus medios corporativos. Por esta razón, la élite ejerce un enorme poder para moldear el diálogo en relación tanto con la ciencia del clima como con el marco temporal.

Por lo tanto, y a pesar del abrumador consenso antes mencionado, muchos científicos del clima son reacios a ser totalmente veraces sobre el estado del clima mundial o simplemente son conservadores en sus evaluaciones de la catástrofe climática. Por ejemplo, el eminente científico del clima, el profesor James Hansen, se refirió a la “reticencia científica” en su artículo “La reticencia científica y la elevación del nivel del mar”, los científicos podrían ser conservadores en su investigación – por ejemplo, la dependencia en los registros históricos lleva a pasar por alto alrededor de una quinta parte del calentamiento global desde la década de 1860, como se explica en “Estimaciones reconciliadas de la respuesta al cambio climático a partir de los modelos climáticos y el presupuesto energético de la Tierra” – y, en algunos casos, los gobiernos amordazan a los científicos. Véase “El silenciamiento científico continúa para la investigación financiada con fondos federales”. Pero muchas de las fuerzas que trabajan en contra de la total exposición de la verdad se explican en el artículo del Profesor Guy McPherson Resumen y actualización sobre el cambio climático”.

Sin embargo, en contraste con la narrativa de la corriente dominante dirigida por la élite con respecto al marco temporal del clima, hay un grupo de valientes y prominentes científicos del clima que ofrecen pruebas convincentes de la ciencia del clima de que los seres humanos, junto con millones de otras especies, se extinguirán en 2026 (y tal vez ya en 2021) en respuesta a un aumento proyectado de 10 grados centígrados en las temperaturas globales por encima del nivel preindustrial para esa fecha. Véase ¿Los humanos se extinguirán para el 2026?”.

Antes de esbozar la esencia de este artículo, vale la pena señalar que el sitio web en el que se publica es “Arctic News” y los editores de este sitio publican artículos vitales sobre el clima del mundo por científicos del clima muy prominentes, como el Profesor Peter Wadhams (Profesor Emérito de Física Oceánica Polar de la Universidad de Cambridge y autor de Un adiós al hielo: Un informe desde el Ártico), el Dr. Andrew Glikson (científico de la Tierra y del paleoclima que es investigador visitante en la Universidad Nacional de Australia), el Profesor Guy McPherson que ha escrito extensamente y da conferencias en todo el mundo sobre el tema, y “Sam Carana”, el seudónimo utilizado por un grupo de científicos del clima preocupados por evitar demasiados impactos adversos en sus investigaciones, carreras y financiación al declararse públicamente pero, sin embargo, comprometidos a poner la verdad a disposición de aquellos que la buscan.

Así que, en unos breves puntos, permítanme resumir las pruebas y argumentos esbozados en el artículo “¿Se extinguirán los seres humanos para el año 2026?”.

La ciencia climática de la destrucción de la biósfera

En el Ártico, hay una gran cantidad de carbono almacenado en los suelos que ahora están en gran parte congelados; este suelo congelado se llama permafrost. Pero a medida que las temperaturas del Ártico siguen aumentando y el permafrost se descongela, en respuesta al calentamiento que ya se ha producido (y sigue produciéndose) mediante la quema de combustibles fósiles y animales de granja para consumo humano, gran parte de este carbono se convertirá en dióxido de carbono o metano y se liberará a la atmósfera. También hay una gran cantidad de metano – en forma de hidratos de metano y gas libre – almacenado en sedimentos bajo el lecho marino del Océano Ártico. A medida que aumentan las temperaturas, estos sedimentos se desestabilizan y pronto se producirán erupciones masivas de metano en el fondo del océano. “Debido al carácter abrupto de estas liberaciones y al hecho de que muchos mares del Océano Ártico son poco profundos, gran parte del metano entrará en la atmósfera sin descomponerse en el agua”.

El impacto adverso de esta circunstancia es que el hielo marino continúa retrocediendo a medida que la capa de hielo polar se derrite en respuesta a los continuos aumentos de temperatura. Debido a que el hielo marino refleja la luz del sol de vuelta al espacio, a medida que el hielo retrocede más luz del sol golpea el océano (de color oscuro) (que absorbe la luz del sol) y calienta el océano aún más. Esto causa aún más derretimiento del hielo en lo que se convierte en un bucle de retroalimentación continua auto-reforzante que, en última instancia, impacta en todo el mundo, como el desencadenamiento de enormes tormentas de incendios en bosques y turberas en Norteamérica y Rusia.

Sin embargo, lo que es más importante, sin hielo marino, las tormentas se desarrollan más fácilmente y debido a que mezclan las aguas cálidas de la superficie con las aguas más frías en el fondo de los mares poco profundos, alcanzando grietas en los sedimentos llenos de hielo que actúan como un pegamento que mantiene los sedimentos juntos, el derretimiento del hielo desestabiliza los sedimentos, que son vulnerables incluso a pequeñas diferencias de temperatura y presión que son desencadenadas por terremotos, deslizamientos submarinos o cambios en las corrientes oceánicas.

Como resultado, enormes cantidades de metano pueden hacer erupción desde el lecho marino del Océano Ártico y, una vez que esto ocurra, elevará aún más las temperaturas, especialmente sobre el Ártico, actuando así como otro circuito de retroalimentación auto-reforzado que de nuevo empeora la situación en el Ártico, con temperaturas más altas causando aún más liberaciones de metano, contribuyendo al círculo vicioso que precipita el “calentamiento global desbocado”.

Estos cambios pueden tener lugar a una velocidad tal que la adaptación será inútil. Los fenómenos meteorológicos más extremos pueden afectar a la misma zona con una sucesión de sequías, olas de frío, inundaciones, olas de calor e incendios forestales que se suceden rápidamente. En sólo una década [a partir de 2016], el impacto combinado del clima extremo, las caídas en la calidad del suelo y del aire, la pérdida de hábitat y la escasez de alimentos, agua, refugio y casi todas las cosas básicas necesarias para mantener la vida pueden amenazar a la mayoría, si no a toda la vida en la Tierra, con la extinción”.

El artículo continúa describiendo cómo es probable que se produzca el aumento de 10 grados (por encima del nivel preindustrial) para 2026. Implicará nuevas emisiones de dióxido de carbono y metano procedentes de la actividad humana (en particular, al conducir automóviles y otros vehículos, volar en aviones y comer productos de origen animal, así como la violencia militar), la reducción continua de la cubierta de nieve y hielo en todo el mundo (reflejando así una menor cantidad de luz solar en el espacio), un aumento de la cantidad de vapor de agua (un gas de efecto invernadero) en la atmósfera, una disminución del “enmascaramiento de aerosoles” (que ha ayudado a reducir el impacto de las emisiones hasta ahora) a medida que disminuyen las emisiones, así como las erupciones de metano del fondo del océano. Si desea leer más sobre esto y ver los gráficos y la documentación sustancial, puede hacerlo en el artículo citado anteriormente: “¿Se extinguirán los seres humanos para el año 2026?”.

La Ecología de la Destrucción de la Biósfera

No es que estos científicos, que se centran en el clima, lo discutan, pero hay otras actividades humanas que tienen un impacto adverso en la biósfera de la Tierra y que también amenazan con la extinción, a corto plazo, de los seres humanos, particularmente dados sus impactos sinérgicos.

Por ejemplo, investigaciones recientes han llamado la atención sobre el hecho de que la “alarmante pérdida de insectos probablemente derribará a la humanidad antes de que el calentamiento global alcance su máxima velocidad… La pérdida de insectos en todo el mundo es simplemente asombrosa, con algunos informes que oscilan entre el 75% y el 90%, y que ocurren mucho más rápido que la tasa récord de paleoclima de los últimos cinco grandes eventos de extinción”. Sin insectos que “excaven, formen nuevos suelos, aireen el suelo, polinicen los cultivos alimentarios…” y proporcionen alimento a muchas especies de aves, la biósfera simplemente colapsa. Véase “El aniquilamiento de insectos supera el calentamiento global”’.

Además, aparte de la destrucción en curso de otros componentes vitales del sistema de soporte de vida de la Tierra, como los bosques tropicales, que actualmente se destruyen a un ritmo de 80.000 acres cada día: véase “Medición de la destrucción diaria de los bosques tropicales del mundo” – y de los océanos – véase “El estado de nuestros océanos en 2018 (No se ve bien!)” – que está generando una tasa de extinción de 200 especies (plantas, pájaros, animales, peces, anfibios, insectos y reptiles) cada día con otras 26.000 especies ya identificadas como “amenazadas” – véase  “La investigación de la lista roja encuentra 26,000 especies globales en peligro de extinción” – algunos eruditos prominentes han explicado cómo incluso estas cifras enmascaran un componente vital de la rápida y acelerada catástrofe de la extinción de especies: la desaparición de las poblaciones locales de una especie. Véase “Aniquilación biológica a través de la sexta extinción masiva en curso señalada por las pérdidas y disminuciones de la población de vertebrados”.

Además, basándonos en nuestra ignorancia y nuestra complicidad, las élites matan vastas áreas de la biósfera de la Tierra a través de la guerra y otros actos de violencia militar; véase, por ejemplo, el caso Proyecto Restos Tóxicos de Guerra y la película “Tierras con cicatrices y vidas heridas”  – someterlo a emisiones incontroladas de contaminación radiactiva; véase “La radiación de Fukushima ha contaminado todo el Océano Pacífico  – y va a empeorar” – y usar la geoingeniería para librar una guerra contra el clima de la Tierra, el medio ambiente y, en última instancia, contra nosotros mismos. Véase, por ejemplo, el caso “El cataclismo climático de ingeniería: Huracán Harvey” y “La última arma de destrucción masiva: Poseer el clima para uso militar”.

Aparte de todo esto, vivimos bajo la amenaza interminable de una guerra nuclear.

Esto se debe a que las demenciales élites políticas y corporativas siguen autorizando y fabricando más de estas armas altamente rentables en lugar de desmantelarlas todas (así como las armas convencionales) y reorientar los vastos recursos dedicados a las matanzas militares en curso (1,7 billones de dólares anuales: véase “El gasto militar mundial sigue siendo elevado con 1.7 billones de dólares”) a la restauración ambiental y programas de mejoramiento social.

Por cierto, si usted piensa que el riesgo de una guerra nuclear puede ser ignorado, podría encontrar esta reciente observación aleccionadora. En una reseña del reciente libro de Daniel Ellsberg (ex planificador de la guerra nuclear de EE.UU.) La Máquina del Juicio Final: Confesiones de un Planificador de Guerra Nuclear, El científico de la Tierra y el paleoclima Dr. Andrew Glikson resumió el libro de la siguiente manera: ”Esta, entonces, es la máquina del juicio final. No sólo la existencia de armas de fisión o de bombas de hidrógeno indescriptiblemente destructivas, sino toda la red armada: miles de ellas con equipos de alerta, mando y control construidos en los años setenta y ochenta, millones de líneas de código antiguo sentadas en carretes de cinta magnética o mezcladas en disquetes incluso ahora. Una arquitectura atendida por seres humanos falibles y profundamente institucionalizados”. Véase “Dos minutos para la medianoche: La máquina global del suicidio nuclear”.

Así que, independientemente de si las élites o sus agentes o incluso nosotros lo reconocemos, la biósfera de la Tierra está bajo asedio en muchos frentes y, muy pronto, la Tierra no soportará vida. Cualquier fuente honesta de noticias reporta rutinariamente uno u otro aspecto de la manera en que los seres humanos están destruyendo la Tierra y tal vez sugiere cursos de acción para responder poderosamente a ella. Esto, por supuesto, no incluye los medios corporativos de la insensata élite global, que funcionan para distraernos de cualquier apariencia de la verdad.

¿Cómo sucedió todo esto?

¿Cómo terminaron los seres humanos en una situación en la que es probable que la extinción humana ocurra dentro de ocho años (incluso asumiendo que podamos evitar una guerra nuclear)? ¿Y hay alguna perspectiva de hacer lo suficiente al respecto ahora para evitar esta extinción?

Para responder a la primera pregunta brevemente: Llegamos a esta coyuntura de nuestra historia por una larga secuencia de decisiones, esencialmente tomadas por las élites para expandir su ganancia, poder y privilegio, y que luego nos impusieron y a las que no nos resistimos con suficiente fuerza. Para una explicación más detallada, véase “Estrategia y Conciencia: Subvertir el poder de la élite para poner fin a la violencia humana”.

En cualquier caso, las preguntas clave ahora son simplemente estas: ¿Es demasiado tarde para evitar nuestra propia extinción? Y si no, ¿qué debemos hacer?

Pues bien, no voy a detenerme en ello, pero algunos científicos creen que es demasiado tarde: ya hemos pasado el punto sin retorno. El profesor Guy McPherson es uno de estos científicos, con una explicación exhaustiva y una gran cantidad de pruebas que lo apoyan en su largo y muy documentado artículo Resumen y actualización sobre el cambio climático”

Entonces, la pregunta fundamental es esta: Si asumimos (reconozco que es altamente problemático) que es posible evitar nuestra propia extinción para 2026, ¿qué debemos hacer?

Debido a que necesitamos abordar, de manera estratégica, las causas subyacentes interrelacionadas que están llevando la carrera hacia la extinción, permítanme primero identificar un síntoma importante de estas causas subyacentes y luego las causas estructurales y conductuales subyacentes mismas. Por último, permítanme invitarles a participar en (uno o más aspectos de) una estrategia integral diseñada para abordar todo esto.

Como en el pasado, al menos inicialmente, la inmensa mayoría de la población humana no va a responder a esta crisis de ninguna manera. Tenemos que ser conscientes de ello, pero no dejar que se interponga en nuestro camino. Hay una explicación directa para ello.

El miedo o, más exactamente, el terror inconsciente asegurará que el grueso de la población humana no investigue o considere seriamente la evidencia científica en relación con la catástrofe climática en curso, a pesar de sus implicaciones para ellos personalmente y para la humanidad en general (por no mencionar otras especies y la biósfera). Además, dado que la ciencia del clima no es un tema fácil de tratar, el control de la élite de la mayoría de los medios de comunicación en relación con ella (incluyendo, la mayoría de las veces, simplemente evitando la mención de aprendizaje fundamental de los científicos del clima) asegura que la concientización pública, aunque razonablemente alta, no es igualada por el conocimiento, que es insignificante.

Como resultado, la mayoría de la gente aceptará temerosa, torpemente e impotente los delirios, distracciones y negaciones que son promulgadas por la demencial élite global a través de sus diversos canales de propaganda, incluyendo los medios corporativos, las relaciones públicas y las industrias del entretenimiento, así como las instituciones educativas. Esta propaganda siempre incluye el mensaje implícito de que la gente no puede (y no debería) hacer nada en respuesta a la catástrofe climática (invariable e inexacta, benignamente descrita como “cambio climático”).

Una de las principales formas en que los medios de comunicación corporativos informan sobre el tema, pero que lo enmarcan en una respuesta de impotencia, es simplemente distribuir “noticias” sobre cada evento relacionado con el clima, sin conectarlo con otros eventos relacionados con el clima o incluso mencionarlo como otro síntoma más de la catástrofe climática. Incluso si mencionan estas conexiones, mencionan de manera fiable fechas distantes para fenómenos como “olas de calor” que se repiten y un marco temporal general de “fin de siglo” para evitar la probabilidad de que surja cualquier sensación de urgencia.

El resultado neto de todo esto, como dije anteriormente, es que el grueso de la población humana no responderá a la crisis en el corto plazo (como no lo ha hecho hasta ahora); con la mayor parte de la respuesta limitada que hay, se limita a presionar impotentemente a los gobiernos controlados por las élites.

Sin embargo, mientras usted considere responder – y por responder, quiero decir responder estratégicamente – y luego responda, se convierte en un poderoso agente de cambio, incluyendo el reclutar a otros a través de su ejemplo.

Pero antes de presentar la estrategia, permítanme identificar las principales causas estructurales y de comportamiento que están provocando la catástrofe climática y la destrucción de la biósfera, y explicar por qué algunos elementos clave de esta estrategia se centran en abordar estas causas subyacentes.

La economía política de la destrucción de la biósfera

La élite global asegura que tiene el control político de la biósfera así como del espacio utilizando varios sistemas, estructuras y procesos que ha creado en gran medida (durante los últimos siglos) y ahora controla, incluyendo las principales instituciones de gobierno en el mundo tales como los gobiernos nacionales y organizaciones internacionales clave como las Naciones Unidas. Para más información, véase “Estrategia y Conciencia: Subvertir el poder de la élite para poner fin a la violencia humana”.

Lo hace, por ejemplo, para poder utilizar económicamente, a través de los mecanismos de explotación del capitalismo y sus corporaciones (que la élite también creó), los dominios de la biósfera ricos en recursos, particularmente combustibles fósiles, minerales estratégicos y agua dulce. La élite utilizará cualquier medio -incluyendo la manipulación psicológica, la propaganda emitida por sus medios corporativos, las instituciones educativas nacionales, los sistemas legales y la violencia militar extraordinaria- para lograr este resultado sin importar el costo para la vida en la Tierra. Véase “La maximización de ganancias es fáciI: Invierta en Violencia”.

En resumen, la élite mundial está tan loca que sus miembros creen que matar y explotar a otros seres humanos y destruir la biósfera son simplemente buenas formas de obtener beneficios. Por supuesto, no nos perciben como seres humanos semejantes; nos perciben y nos tratan como mucho menos. Esta es la razón por la que, por ejemplo, la élite utiliza rutinariamente sus fuerzas militares para atacar países empobrecidos y militarmente primitivos para poder robar sus recursos. Véase “La Élite Global es un Loco Revivido”.

Pero están contentos también de robarnos a los que vivimos en las economías occidentales, con la profesora Barbara G. Ellis emitiendo la última advertencia sobre otra forma en que esto podría suceder fácilmente. Véase ‘“Los depositantes – No los contribuyentes – recibirán el golpe en el próximo choque del “2008” debido a que los bancos principales pueden usar el sistema de fianza

De todos modos, debido al control de la élite de los gobiernos, es una pérdida de tiempo presionar a los políticos si queremos que se tomen medidas en prácticamente todos los temas que nos preocupan, en particular los “grandes temas” que amenazan con la extinción, como la catástrofe climática, la destrucción del medio ambiente y la guerra (especialmente la amenaza de una guerra nuclear). Mientras que en contextos muy limitados (y por lo general sociales) (tales como temas relacionados con el derecho de las mujeres al aborto o los derechos de las comunidades LGBTQIA), cuando no tiene un impacto adverso significativo en las prioridades de la élite, a veces se obtienen beneficios (al menos temporalmente) movilizando a suficientes personas para presionar a los políticos. Esto tiene dos resultados beneficiosos para las élites: mantiene a mucha gente ocupada en “asuntos secundarios” (desde la perspectiva de la élite) que no afectan las ganancias, el poder y los privilegios de la élite; y refuerza la ilusión de que la democracia “funciona”.

Sin embargo, en los contextos que afectan directamente a las preocupaciones de las élites (como la explotación desenfrenada de la biósfera con fines de lucro), los políticos sirven a sus amos de élite, incluso hasta el punto de que cualquier ley que parezca haber sido diseñada para impedir los excesos de las élites (como la contaminación generada por sus actividades) es fácilmente ignorada si es necesario, con penas legales demasiado insignificantes para disuadir a las corporaciones fenomenalmente ricas. Véase “El Estado de Derecho: Injusto y Violento”.

Por supuesto, si un gobierno no obedece las directivas de las élites, es derrocado. Pregúntele a cualquier gobierno independiente del siglo pasado. Para una lista de los gobiernos derrocados por la élite global usando sus agencias militares y de “inteligencia” desde la Segunda Guerra Mundial, ver el libro de William Blum Matando la esperanza: Intervenciones militares de EE.UU. y la CIA desde la Segunda Guerra Mundial o, sólo para la lista, véase “El derrocamiento de gobiernos ajenos: La lista maestra”.

¿Cómo mantiene la élite este control sobre las estructuras y procesos políticos, económicos, militares, legales y sociales?

La sociología de la destrucción de la biósfera

Como se explica en la literatura sobre la sociología del conocimiento, la realidad se construye socialmente. Ver la obra clásica La construcción social de la realidad: un Tratado en Sociología del Conocimiento. Es decir, si un individuo nace o se introduce en una sociedad en la que instituciones particulares tienen el control y conductas como el sobreconsumo crónico, el lucro ilimitado, la explotación desenfrenada del medio ambiente y la violencia absurda contra (al menos algunas) personas, entonces el individuo típico aceptará la existencia de estas instituciones y adoptará las conductas de las personas que lo rodean aunque las instituciones y conductas sean disfuncionales y violentas.

Pero mientras que la sociología de la literatura del conocimiento reconoce que los niños “deben ser enseñados a comportarse” y, una vez enseñados, deben ser “mantenidos en línea” para mantener el orden institucional, esta literatura claramente no entiende la naturaleza y el alcance de la violencia a la que cada niño está sujeto para lograr la deseada “socialización”. Esta terrorización, como yo la llamo, es tan comprensiva que el niño típico rápidamente se vuelve incapaz de usar sus propias capacidades intelectuales y emocionales, incluyendo conciencia y coraje, para evaluar realmente cualquier institución o comportamiento antes de aceptarlo/adoptarlo por sí mismo. Obviamente entonces, rápidamente se vuelven demasiado aterrorizados para desafiar abiertamente a las instituciones y conductas disfuncionales también.

Además, como resultado de esta continua terrorización, infligida por los adultos significativos (y particularmente los padres) en la vida del niño, el niño pronto se vuelve demasiado (inconscientemente) temeroso para resistir la violencia conductual que se les inflige personalmente en muchas formas, como se describe brevemente en la siguiente sección, de modo que se les “enseña a comportarse” y a que se “mantengan en línea”.

En respuesta a imperativos impulsados por las élites, tales como “eres lo que posees” para fomentar un consumo excesivo muy rentable, la mayoría de la gente está delirantemente “feliz” mientras se comporta exactamente como las élites los manipulan – están desprovistos de la capacidad psicológica de criticar y resistir – y el comportamiento preferido por las élites rápidamente adquiere el estatus de ser “la única y correcta manera de comportarse”, independientemente de su disfuncionalidad.

En esencia: prácticamente todos los seres humanos adoptan con temor conductas sociales disfuncionales como el consumo excesivo y la obtención de beneficios a expensas de la biósfera, en lugar de analizar de manera inteligente, concienzuda y valiente la situación total (incluyendo las dimensiones morales y ecológicas de la misma) y comportarse apropiadamente en el contexto.

Dada la omnipresencia y el poder de las instituciones de élite, que van desde las mencionadas anteriormente hasta los medios corporativos y la psiquiatría – véase  “Derrotando la Violencia de la Psiquiatría” – la resistencia a la socialización violenta (tanto de niños como de adultos) requiere una conciencia considerable, por no hablar del valor.

Por lo tanto, nuestro miedo hace que prácticamente todos sucumbamos a la presión de la socialización (es decir, a la violencia) para que aceptemos las instituciones existentes y participemos en comportamientos sociales generalizados (como el consumo excesivo) que son disfuncionales y violentos.

La psicología de la destrucción de la biósfera

Esto sucede porque cada niño, desde su nacimiento, está aterrorizado (de nuevo: lo que nos gusta llamar “socializado”) hasta que se convierte en un esclavo dispuesto a trabajar y, al menos en los países industrializados, a consumir en exceso según las instrucciones.

Bajo un régimen implacable de violencia “visible”, “invisible” y “totalmente invisible”, cada niño renuncia inconscientemente su búsqueda en afán de encontrar su propio destino único y poderoso, y sucumbe a la obediencia que todo adulto exige. ¿Por qué los adultos exigen esto? Porque la idea de un niño poderoso que valientemente sigue su propia voluntad propia aterroriza a los adultos. Entonces, ¿cómo ocurre esto?

Desafortunadamente, con demasiada facilidad y, por muy extraño que parezca, no es sólo la violencia “visible” (como golpear, gritar y abusar sexualmente) lo que normalmente llamamos “violencia” lo que causa el daño principal, aunque esto es extremadamente dañino. El mayor componente de daño surge de la violencia “invisible” y “totalmente invisible” que los adultos infligimos inconscientemente a los niños durante el curso ordinario del día. Trágicamente, la mayor parte de esta violencia ocurre en el hogar familiar y en la escuela. Véase “¿Por qué violencia?” y  “Psicología Intrépida y Psicología Temerosa: Principios y Práctica”.

Entonces, ¿qué es la violencia “invisible”? Son las “pequeñas cosas” que hacemos todos los días, en parte porque estamos “demasiado ocupados”. Por ejemplo, cuando no tenemos tiempo para escuchar y valorar los pensamientos y sentimientos del niño, éste aprende a no escucharse a sí mismo, destruyendo así su sistema de comunicación interna. Cuando no dejamos que un niño diga lo que quiere (o lo ignoramos cuando lo hace), el niño desarrolla disfuncionalidades de comunicación y comportamiento mientras trata de satisfacer sus propias necesidades (las cuales, como estrategia básica de supervivencia, están genéticamente programadas para hacer).

Cuando culpamos, condenamos, insultamos, remedamos, ponemos en evidencia, avergonzamos, humillamos, nos burlamos, incitamos, hacemos sentir a alguien culpable, engañamos, mentimos, sobornamos, chantajeamos, moralizamos y/o juzgamos a un niño, ambos socavamos su sentido de autoestima y les enseñamos a culpar, condenar, insultar, remedar, poner en evidencia, avergonzar, humillar, burlarse, incitar, hacer sentir a alguien culpable, engañar, mentir, sobornar, chantajear, moralizar y/o juzgar.

El resultado fundamental de ser bombardeados a lo largo de su infancia por esta violencia “invisible” es que el niño está totalmente abrumado por sentimientos de miedo, dolor, ira y tristeza (entre muchos otros). Sin embargo, las madres, los padres, los maestros, las figuras religiosas y otros adultos también interfieren activamente con la expresión de estos sentimientos y las respuestas conductuales que son generadas naturalmente por ellos y es esta violencia “totalmente invisible” la que explica por qué los resultados conductuales disfuncionales realmente ocurren.

Por ejemplo, al ignorar a un niño cuando expresa sus sentimientos, al consolarlo, tranquilizarlo o distraerlo cuando expresa sus sentimientos, al reírse o ridiculizarlo, al aterrorizarlo para que no exprese sus sentimientos (por ejemplo, al gritarle cuando llora o se enoja), y/o al controlar violentamente una conducta generada por sus sentimientos (por ejemplo, al pegarle, restringirlo o encerrarlo en una habitación), el niño no tiene otra opción que reprimir inconscientemente su conciencia de estos sentimientos.

Sin embargo, una vez que un niño ha sido aterrorizado para que suprima la conciencia de sus sentimientos (en lugar de que se le permita tener sus sentimientos y actuar en consecuencia) el niño también ha suprimido inconscientemente su conciencia de la realidad que causó estos sentimientos. Esto tiene muchos resultados que son desastrosos para el individuo, para la sociedad y para la biósfera porque el individuo ahora fácilmente suprimirá su conciencia de los sentimientos que le dirían cómo actuar más funcionalmente en cualquier circunstancia dada y progresivamente adquirirán una variedad fenomenal de comportamientos disfuncionales, incluyendo algunos que son violentos hacia sí mismos, otros y/o la Tierra.

Además, aterrorizar al niño tiene muchos efectos de flujo. Por ejemplo, una vez que aterrorizas a un niño para que acepte cierta información sobre sí mismo, sobre otras personas o sobre el estado del mundo, el niño se vuelve inconscientemente temeroso de tratar con nueva información, especialmente si esta información es contradictoria con lo que ha sido forzado a creer. Como resultado, el niño inconscientemente descartará nueva información sin pensarlo dos veces.

En resumen, el niño ha sido aterrorizado de tal manera que ya no es capaz de aprender (o su capacidad de aprendizaje se ve seriamente disminuida al excluir cualquier información que no sea una simple extensión de lo que ya “conoce”). Esta es una explicación importante de por qué algunas personas son “negadoras del clima” y la mayoría no hace nada en respuesta a la catástrofe climática. Véase  “La Psicología de la Negación”.

Consecuentemente, bajo esta avalancha de terror y violencia, el niño se entrega a su propio Ser único y asume su identidad delirante construida socialmente, lo que le alivia de ser aterrorizado al mismo tiempo que obtiene la aprobación que anhela para sobrevivir.

Por lo tanto, si queremos poner fin a la violencia contra la biósfera, debemos abordar esta causa fundamental. En primer lugar, esto significa dar a todos, niños y adultos por igual, todo el espacio que necesitan para sentir, profundamente, lo que quieren hacer, y luego dejar que lo hagan (o tener las respuestas emocionales que naturalmente tienen si se les impide hacerlo).

Para algunas ideas sobre el papel crítico que desempeña la escuela en la reducción de prácticamente todos los niños a esclavos asalariados para que trabajen en algún papel servil o “profesional” o como “carne de cañón” para los militares, a la vez que les quita la capacidad de hacer preguntas penetrantes sobre la naturaleza misma de la sociedad y su propio papel en ella, véase “¿Queremos escuela o educación?”

En resumen, dado que la sociedad humana es tan disfuncional, comenzando por el hecho de que los seres humanos no saben cómo criar o educar a sus hijos para nutrir su potencial único y extraordinario, los seres humanos se enfrentan a un reto monumental, en un plazo increíblemente corto, para tener alguna posibilidad de supervivencia.

Y vamos a tener que arreglar muchas más cosas que sólo nuestra destrucción de la biósfera si queremos tener éxito, dado que el comportamiento y las instituciones ecológicamente destructivas tienen su origen en la psicología disfuncional, las sociedades y la economía política.

Para reiterar, sin embargo, es nuestro miedo (a menudo inconsciente) el que subyace a cada problema. Ya sea el miedo que se interpone en el camino de nuestra capacidad de analizar inteligentemente las diversas estructuras y comportamientos que generan las crisis interrelacionadas en las que ahora nos encontramos, o el miedo que socava nuestro valor para actuar poderosamente en respuesta a estas crisis, reconocer y tratar con nuestro miedo es el núcleo de cualquier estrategia de supervivencia.

Entonces, ¿cuál es el plan?

Vamos a empezar con usted. Si se considera la evidencia en relación con la destrucción de nuestra biósfera, esencialmente una de dos cosas sucederá. O bien será lo suficientemente poderoso, tanto emocional como intelectualmente, para lidiar con esta evidencia y tomará acciones estratégicas que tengan un impacto positivo continuo en la crisis o su miedo (inconsciente) simplemente usará uno de sus mecanismos de toda la vida para remover de su mente la conciencia de lo que acaba de leer o de otra manera engañarle, como haciéndole creer que es impotente para actuar de manera diferente o que ya está “haciendo lo suficiente”. Este miedo inmovilizador, lo experimente o no conscientemente, es un resultado primario de la terrorización a la que fue sometido cuando era niño.

Por lo tanto, si usted siente que la mejora de su propia funcionalidad – para que pueda acceder plenamente a sus respuestas emocionales, la conciencia y el coraje – es una prioridad, intente “Poniendo los Sentimientos Primero”.

Si usted ya se siente capaz de actuar poderosamente en respuesta a esta crisis multifacética, de una manera que tendrá un impacto estratégico, se le invita a considerar unirse a aquellos que participan en “El Proyecto del Árbol de Fuego para salvar la vida en la Tierra”, que esboza un plan sencillo para que la gente reduzca sistemáticamente su consumo, al menos en un 80%, involucrando tanto energía como recursos de todo tipo -agua, energía doméstica, combustibles para el transporte, metales, carne, papel y plástico- al tiempo que expande drásticamente su autosuficiencia individual y comunitaria en 16 áreas, de modo que todas las preocupaciones ambientales se aborden de manera efectiva. También podría considerar la posibilidad de firmar el compromiso en línea de “La Carta de los Pueblos para la Creación de un Mundo No Violento”

Si usted está interesado en nutrir a los niños para que vivan de acuerdo a su conciencia y ganen el valor necesario para resistir la violencia de la élite sin temor, a la vez que viven de manera sostenible a pesar de las súplicas del capitalismo para consumir en exceso, entonces usted es bienvenido a hacer lo siguiente “Mi promesa a los niños”. Para reiterar: el capitalismo y otras estructuras políticas, económicas, militares, legales y sociales disfuncionales sólo prosperan porque nuestra paternidad disfuncional les roba a los niños su conciencia y coraje, entre muchas otras cualidades, mientras les enseña activamente a consumir en exceso como compensación por tener necesidades emocionales vitales negadas. Véase “Amor negado: la psicología del materialismo, la violencia y la guerra”.

Si usted está interesado en llevar a cabo o participar en una campaña para detener nuestra destrucción de la biósfera (o cualquier otra manifestación de violencia), le invitamos a considerar actuar estratégicamente de la manera en que lo hizo el extraordinario activista Mohandas K. Gandhi. Ya se trate de una campaña por la paz, el clima, el medio ambiente o la justicia social, el marco estratégico de 12 puntos y los principios son los mismos. Véase Estrategia de Campaña No Violenta.

Los dos objetivos estratégicos y una lista básica de propósitos estratégicos para poner fin a la guerra y a la catástrofe climática, por ejemplo, se identifican en “Objetivos estratégicos de la Campaña” y, utilizando estos ejemplos, es una tarea sencilla identificar un conjunto apropiado de objetivos estratégicos para su campaña ambiental local. Por otro lado, el marco estratégico para defenderse de una potencia invasora extranjera o de un golpe político/militar, para liberar a su país de una dictadura o de una ocupación extranjera, o para derrotar un ataque genocida se explica en “Defensa no violenta/Estrategia de Liberación”.

Si desea una explicación directa de “Acción no violenta: Por qué y cómo funciona” y una introducción a lo que significa pensar estratégicamente, trate de leer sobre la diferencia entre “El objetivo político y la meta estratégica de las acciones no violentas”.

Si usted anticipa una represión violenta por parte de un oponente despiadado, considere planear e implementar cualquier acción no violenta de acuerdo con la explicación en  “Acción no violenta: Minimizando el riesgo de represión violenta”.

Por último, si no va a hacer nada en respuesta a esta crisis, tome la decisión consciente de no hacer nada. Esto es mucho más deseable que no hacer nada inconscientemente y sin poder, ni siquiera considerar la evidencia o simplemente engañarse a sí mismo. También le permite revisar conscientemente su decisión en algún momento en el futuro si así lo desea.

Conclusión

Las pruebas en relación con la destrucción de la biósfera de la Tierra, que conduce a la degradación continua y rápida de todos los ecosistemas y sus servicios, están fácilmente disponibles y son abrumadoras. Las múltiples y variadas formas de destrucción están teniendo efectos sinérgicos. Una cantidad insignificante de la vasta evidencia en relación con esta destrucción se muestra arriba.

Existe un notable grupo de prominentes científicos climáticos que presentan evidencia convincente de que la extinción humana ocurrirá en 2026 como resultado de un aumento proyectado de 10 grados centígrados en las temperaturas globales por encima del nivel preindustrial para esta fecha. El documento principal para esto se mencionado antes y este documento, junto con la evidencia que cita, está fácilmente disponible para ser leído y analizado por cualquier persona.

En gran medida separada de la catástrofe climática (aunque ahora cada vez más complicada por ella), la sexta extinción masiva de la Tierra ya está avanzando rápidamente a medida que destruimos el hábitat y, en nuestra trayectoria actual, todas las especies pronto entrarán en el registro fósil.

¿Por qué? Porque vivimos en un mundo en el que las estructuras y los procesos políticos, económicos, militares, jurídicos y sociales de la sociedad humana son totalmente incapaces de producir seres humanos funcionales o mecanismos de gobernanza que tengan en cuenta y respeten las realidades ecológicas de la biósfera de la Tierra.

Así que, para reiterar: Estamos en la vía rápida hacia la extinción. En la trayectoria actual, suponiendo que podamos evitar la guerra nuclear, en algún momento entre 2021 y 2026 el último ser humano tomará su último respiro.

Nuestra única perspectiva de supervivencia, y todavía tiene una remota posibilidad de éxito, es que un gran número de nosotros respondemos poderosamente ahora y seguimos movilizando a más gente para que lo haga.

Si no hace absolutamente nada más, considere reordenar su vida para excluir toda la carne de su dieta, dejar de viajar en automóvil y avión, reducir sustancialmente su consumo de agua mediante la reducción de su propiedad de dispositivos electrónicos (que requieren cantidades masivas de agua para su fabricación), y sólo comer alimentos enteros cultivados biodinámicamente u orgánicamente.

Y dígale a la gente por qué lo está haciendo.

Esto podría darnos a aquellos de nosotros que luchamos estratégicamente, que pueden incluirlos a ustedes si así lo desean, un poco más de tiempo para revertir los factores estructurales y de comportamiento que aún persisten en la extinción y que requerirán un cambio profundo en la naturaleza misma de la sociedad humana, incluyendo todas sus principales instituciones y procesos políticos, económicos, militares, legales y sociales (la mayoría de los cuales necesitarán ser abolidos).

Si esto suena “radical”, recuerde que están a punto de desaparecer de todos modos. Nuestra estrategia debe consistir en sustituirlos por equivalentes funcionales, todos ellos fácilmente disponibles (algunos de los cuales se describen brevemente en los diversos documentos mencionados en el plan anterior).

“No sucederá” ¿se podría decir? Y, para ser honesto, creo sinceramente que probablemente tenga razón. He pasado toda mi vida observando, analizando, escribiendo y actuando para sanar el comportamiento humano disfuncional y violento y, por esa razón, no voy a engañarme a mí mismo con que cualquier cosa menos lo que he descrito anteriormente logrará el resultado que busco: evitar la extinción humana. Pero soy realista.

Los individuos insensatos que controlan las instituciones que están impulsando la extinción nunca actuarán para evitarla. Si estuvieran lo suficientemente cuerdos para hacerlo, habrían estado dirigiendo y coordinando estas instituciones para tomar acción durante los últimos 40 años. Por eso debemos resistirlos estratégicamente. Además, soy muy consciente de que la mayor parte de la población humana ha sido aterrorizada hasta quedar impotente y que ni siquiera actuará. Pero nuestra mejor oportunidad es ofrecerles nuestro ejemplo personal, y darles opciones simples y variadas para responder eficazmente.

Va a ser una dura lucha por la supervivencia humana, especialmente a estas alturas del “juego”. Sin embargo, tengo la intención de luchar hasta mi último aliento. Espero que usted también lo haga.

___________________________________________________________

Robert Burrowes, Ph.D. es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente y tiene un compromiso de vida para entender y poner fin a la violencia humana. Se ha realizado una amplia investigación desde 1966 en un esfuerzo para entender por qué los seres humanos son violentos y ha sido un activista por la noviolencia desde 1981. Es autor de Why Violence? Websites: (Charter)  (Flame Tree Project)  (Songs of Nonviolence) (Nonviolent Campaign Strategy) (Nonviolent Defense/Liberation Strategy) (Robert J. Burrowes) (Feelings First) Email: flametree@riseup.net

Traducido del inglés por María Cristina Sánchez

Este artículo también está disponible en: Inglés

Go to Original – pressenza.com

 

Share this article:


DISCLAIMER: In accordance with title 17 U.S.C. section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. TMS has no affiliation whatsoever with the originator of this article nor is TMS endorsed or sponsored by the originator. “GO TO ORIGINAL” links are provided as a convenience to our readers and allow for verification of authenticity. However, as originating pages are often updated by their originating host sites, the versions posted may not match the versions our readers view when clicking the “GO TO ORIGINAL” links. This site contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a ‘fair use’ of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond ‘fair use’, you must obtain permission from the copyright owner.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.