(Castellano) Eventos actuales en una perspectiva histórica

ORIGINAL LANGUAGES, 7 Oct 2019

Howard Richards – TRANSCEND Media Service

Pretoria: Cyril Ramaphosa, anteriormente presidente de la Unión Nacional de Mineros, y ahora presidente de la República de Sudáfrica, ha estado hablando recientemente mientras dormía: “no entiendo lo que me pasó. No entiendo lo que me pasó. No entiendo lo que me pasó”.

Un ratón, que se abrió paso debajo de sus mantas y estaba en condiciones de morder uno de sus dedos de los pies, al escuchar sus gemidos, como el Daily Maverick y el Globe and Mail, y aparentemente por razones similares, decidió no atacar.

En cuanto a mí, decidí tratar la ocasión como una oportunidad para expresar lo obvio, y usar lo obvio como una oportunidad para replantear los eventos actuales en una larga perspectiva histórica. “Tampoco los economistas“, comenté (pensando que estaba diciendo lo obvio). “Tampoco entienden lo que le sucedió a Cyril Ramaphosa“.

“¡Lárgalo afuera!”, el ratón chilló ruidosamente y, podría agregar, rudamente. ‘¡Ni siquiera sabes los nombres de todos los economistas! ¡Ciertamente no sabes que ninguno de ellos entiende lo que le pasó a Cyril Ramaphosa o Sudáfrica! ¡Seguramente mientras hablamos aquí en la oscuridad al lado de la cama del presidente, en otros lugares donde no podemos escucharlos, más de un economista está diagnosticando los males de Sudáfrica! ¿Quién es usted para descartar todos sus diagnósticos como malentendidos sin siquiera saber quién está hablando o qué están diciendo?”

Sentí que el ratón no estaba haciendo un esfuerzo por ver mi punto. En cambio, me atribuyó una epistemología inverosímil, como si afirmara saber todo lo que está sucediendo en la mente de miles de académicos que no conozco, y la mayoría de cuyas obras no he leído.

Eligiendo ignorar la mala actitud del ratón, simplemente respondí: “Escuchemos un poco más”.

  “No entiendo lo que me pasó. No entiendo lo que me pasó. No entiendo lo que me pasó. Hice todo lo que se suponía que debía hacer para crear empleos para los desempleados. [i] Cuando la corrupción asustaba a los inversores, luché contra la corrupción. Cuando la falta de acceso al crédito era el problema, proporcionábamos crédito. Cuando los inversores temieron no poder sacar sus ganancias de Sudáfrica y regresarlas a casa, garantizamos la libertad de movimiento de capital. ¡Apenas gravamos las ganancias, pagamos los gastos del gobierno con el IVA y gravamos los ingresos de los profesionales de clase media y nos endeudamos más! No sé lo que pasó. El desempleo subió en lugar de bajar. Los desempleados no estaban agradecidos por toda la sangre, el sudor y las lágrimas que puse en la creación de empleos para ellos. ¡La violencia empeoró! ¡Y la violencia ahuyentó a los inversores! ¡Fuegos y asesinatos! Exigen que “haga algo”. ¿Por qué me culpan cuando estoy trabajando tan duro como puedo, siguiendo los consejos de los científicos más calificados? ¡No lo entiendo! ¡No lo entiendo!”

Sus gemidos disminuyeron gradualmente en silencio, y luego comenzaron de nuevo, repitiendo los mismos temas.

El ratón dijo que sólo podría ser un ratón, pero a diferencia de las personas que se están amotinando en las calles, violando mujeres y prendiendo fuego a edificios que matan a gente, él podía pensar con claridad, podía entender que el Presidente esté trabajando para resolver el problema y podía hacer un argumento racional.

El ratón ofreció lo siguiente como argumento racional:

  1. La única forma de superar la pobreza es que las personas pobres obtengan dinero para comprar alimentos, vivienda, atención médica y otras necesidades y comodidades.
  2. La única forma (o al menos la única forma deseable, descartando el tráfico de drogas, la prostitución, etc.) para que una persona pobre obtenga dinero es encontrar un trabajo.
  3. Los empleos surgen sólo cuando los inversores crean empleos.
  4. Todos los seres humanos, incluidos los inversores, buscan maximizar la satisfacción de sus preferencias.
  5. En el caso de los inversores, maximizar las preferencias significa maximizar una combinación de altas ganancias y bajos riesgos.
  6. Sudáfrica no tiene suficiente capital para crear empleos lo suficientemente rápido como para absorber el desempleo existente y mantener el ritmo de su creciente población.
  7. Por lo tanto, para superar la pobreza, Sudáfrica debe buscar capital extranjero.
  8. Siguiendo la mencionada premisa #5, los inversores extranjeros invertirán solo en los términos que acepten, y éstos serán términos que maximicen su confianza en que alcanzarán sus objetivos de inversión.
  9. En consecuencia, Sudáfrica debe remodelarse para convertirse en un entorno en el que los inversores potenciales se sientan seguros de que pueden lograr altas tasas de rendimiento a bajo riesgo.

Aunque mi madre siempre dijo que la honestidad era la mejor política, la experiencia me ha enseñado que lo que siempre dijo, no siempre es cierto. En este caso, si hubiera dicho la verdad, habría dicho que la conclusión #9 del ratón sólo se sigue si las 8 premisas son ciertas. De hecho, todas sus premisas son falsas, excepto quizás por la # 8. Incluso la 8 es engañoso en una palabra como la nuestra, que desborda con fondos excesivos y no encuentra una salida rentable que haga algo útil. Se lanzan alrededor del mundo en transferencias especulativas de alta velocidad en cantidades que eclipsan la economía real, generalmente ocultando su verdadera propiedad, operando como fondos fiduciarios estacionados en paraísos fiscales. Cualquier proyecto que paga, y se sabe que paga, no fallará por falta de fondos. Esto sigue siendo tan cierto hoy como lo fue cuando Walter Bagehot lo escribió en 1873. [ii]

En el mundo imaginario de Cyril Ramaphosa, el Plan Nacional de Desarrollo, la prensa convencional, los economistas, el DA, el ANC, el ratón y muchos otros para contar, hay una escasez de capital en Sudáfrica. La solución al problema del desempleo masivo es persuadir a los inversores para que traigan a Sudáfrica el capital que necesita. En el mundo real, todos, o casi todos, los nichos rentables de la economía sudafricana ya están siendo ocupados por una empresa que ya está ganando dinero allí. Entonces, la premisa #8 es, en el mejor de los casos, engañosa. Nos lleva a creer que el capital es escaso y son pocos los inversores.

Lo que es realmente escaso son mercados reales con clientes reales que pagarán por productos que aún no han sido suministrados por alguien que llegó allí primero. El puntaje: 7 premisas falsas y 1 premisa engañosa engañan a un presidente que no comprende por qué el #9, que él creía fervientemente, era una fantasía que solo podía chocar con la realidad. Condujo a la ira; prender fuego, matar policías y otros actos típicos de los pobres humillados. Son conducidos a la locura violenta por los tejidos de mentiras que los esclavizan.

Sin tener en cuenta el consejo de mi madre, no le dije nada al ratón, juzgando que la honestidad brutal reduciría su autoestima y envenenaría nuestra relación. En lugar de criticar su opinión, expresé la mía: `

“Los economistas lo tienen al revés, dije. Piensan que el problema es una inversión insuficiente y la solución es más inversión. Como John Maynard Keynes escribió:

‘Ha habido una tendencia crónica a lo largo de la historia humana de que la propensión a ahorrar sea más fuerte que el incentivo a invertir. La debilidad del incentivo para invertir ha sido en todo momento la clave del problema económico”. [iii]

Pero esto no es estrictamente cierto. Como Julius Nyerere solía decir, antes de que África fuera conquistada no había desempleo. Las sociedades africanas no eran economías en el sentido europeo. La gente no pensaba ni actuaba en términos económicos. El “problema económico” analizado por los economistas no formaba parte de su repertorio social; no había palabras para ello en sus idiomas.

Entonces, preguntó el ratón, si los economistas lo tienen al revés cuando piensan que el problema es cómo fortalecer un incentivo crónicamente demasiado débil para invertir, ¿qué significaría llevarlo adelante? ¿Cuál es el verdadero problema?

El verdadero problema es cómo satisfacer las necesidades humanas en armonía con la naturaleza. Pero de alguna manera la humanidad se ha atado de tal manera que si alguien vende acciones en lugar de comprarlas en Wall Street, eso significa desempleo en Cape Flats. Si los chinos reducen las importaciones de cobre, eso significa que las minas deben ser mecanizadas para seguir siendo rentables. ¿Cómo se convirtió la humanidad en un problema tan difícil que la mayoría de las personas no tienen control sobre sus propias vidas y son condenadas a la inseguridad por fuerzas que están más allá de su control? Ése es el problema. Que Sudáfrica se sienta obligada a buscar inversiones extranjeras para mantenerse a flote y evitar una mayor rebaja del crédito y una mayor devaluación de su moneda e incluso más desempleo, es un síntoma de un problema mucho mayor. Deberíamos preguntarnos, ¿cómo podemos ser más autosuficientes? ¿Cómo podemos crear medios de vida dignos para todos?

Con lo que no puedo estar de acuerdo, dijo el ratón, es hablar de “los economistas” como si todos los economistas pensaran igual. Puedo entender por qué podría decir que algunos economistas tienen puntos de vista erróneos y dan consejos inútiles, pero seguramente la solución, como en cualquier ciencia, es investigar más y dar mejores consejos con el apoyo de más evidencia. [iv]

Como dijo Thomas Kuhn, dije, este no es momento para la ciencia normal. Esta es una crisis histórica. Tomando una visión histórica más amplia, la economía creció como una forma de pensar que tenía sentido y, en realidad, como cuestión de historia, contribuyó a la creación de la sociedad moderna, a menudo llamada sociedad capitalista, pero más apropiadamente llamada sociedad económica.

La sociedad moderna, la sociedad económica, no está funcionando. No es satisfacer las necesidades humanas. No está en armonía con la naturaleza.

Entonces, dijo el ratón, estás diciendo, haciendo eco de Keynes, que alguien que piensa que generar más crecimiento al encontrar más inversores es el problema a resolver es pensar como una economista. Los economistas, por definición, no entienden. Su ciencia presupone una estructura social que no funciona; Las formas disfuncionales de pensar y actuar están incorporadas en sus fundamentos. [v] No por error, sino porque sus fundamentos siempre fueron idénticos a la estructura social de la sociedad económica moderna (primero europea, luego global). No es culpa de ningún economista que el tema que eligieron estudiar fuera un estudio de una forma de vida que es disfuncional. Sin embargo, así son las cosas.

Gracias, dije. Me alegré de haber evitado pelear con el ratón y de que él había llegado a ver mi punto de vista. Tenía que admitir que mi forma de usar la frase “los economistas” tiene la incómoda consecuencia de que los rebeldes como los que escriben la Real World Economics Review, no son parte del conjunto de entidades a las que se refiere el término “los economistas”. Es contrario a la intuición llamarlos “disidentes, no economistas” cuando tienen doctorados en economía y están empleados como profesores de economía. Pero mi forma de usar el término tiene la ventaja de dejar en claro que para reconstruir el mundo, para construir un mundo que funcione, no necesitamos ‘otros economistas’ tanto como necesitamos personas capacitadas en otros campos que puedan mirar los problemas -ahora clasificados como ‘económicos’, como ‘desempleo’- desde otras perspectivas, utilizando diferentes herramientas conceptuales y matemáticas.

NOTAS

[i] Dani Rodrik, Ricardo Hausmann y Andres Velasco, citados en el Plan Nacional de Desarrollo, proporcionan detalles sobre los principales consejos económicos sobre cómo atraer inversores y crear empleos. Vea a Dani Rodrik con los coautores de One Economics: Many Recipes. Princeton: Princeton University Press 2007; y otras obras de los mismos tres.

[ii] Walter Bagehot, Lombard Street: una descripción del mercado monetario. Londres: editores de Henry S. King, 1873. “Hemos perdido por completo la idea de que cualquier empresa que pueda pagar, y que se vea que es probable, puede perecer por falta de dinero”. De la segunda página del Capítulo Uno.

[iii] John Maynard Keynes, Teoría general. Londres: Macmillan, 1936. Pp 347-348.

[iv] Robert Heilbroner, The Making of Economic Society. Englewood Cliffs NJ: Prentice-Hall, 1969.

[v] Andre Orlean L’Empire de la Valeur: refonder l ‘économie Paris: Seuill, 2011.

_____________________________________________

Howard Richards es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente. Él nació en Pasadena, California, pero desde 1966 ha vivido en Chile cuando no enseña en otros lugares. Profesor de la Paz y Estudios Globales Emérito, Earlham College, una escuela en Richmond Indiana afiliada a la Sociedad de los Amigos (Cuáqueros) conocido por sus compromisos de paz y justicia social. Stanford Law School, maestría y doctorado en Filosofía por la Universidad de California en Santa Bárbara, Certificado Avanzado en Educación-Oxford, PhD en Planeamiento de la Educación de la Universidad de Toronto. Libros: Dilemmas of Social Democracies con Joanna Swanger, Gandhi and the Future of Economics con Joanna Swanger, The Nurturing of Time Future, Understanding the Global Economy (disponible como e-books), The Evaluation of Cultural Action (no es un libro electrónico). Hacia Otras Economías con Raúl González, descarga gratuita disponible en www.repensar.el. Solidaridad, Participación, Transparencia: Conversaciones Sobre el socialismo en Rosario, Argentina. Disponible gratis en el lahoradelaetica blogspot.

Este artículo apareció originalmente en TRANSCEND Media Service el 23 de septiembre de 2019: Current Events in an Historical Perspective

Translated by Diana de la Rúa Eugenio


Tags: , , , ,

 

This article originally appeared on Transcend Media Service (TMS) on 7 Oct 2019.

Anticopyright: Editorials and articles originated on TMS may be freely reprinted, disseminated, translated and used as background material, provided an acknowledgement and link to the source, TMS: (Castellano) Eventos actuales en una perspectiva histórica, is included. Thank you.

If you enjoyed this article, please donate to TMS to join the growing list of TMS Supporters.

Share this article:

Creative Commons License
This work is licensed under a CC BY-NC 4.0 License.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.