(Castellano) La Transformación de la Estructura Cultural Básica (ECB): Nada Menos nos Salvará

ORIGINAL LANGUAGES, 25 Nov 2019

Howard Richards – TRANSCEND Media Service

11 Nov 2019 – Dios me ayude a ser claro. Mucho depende de poder comunicarse.

Chile no es un caso único.  También se registran ahora mismo conflictos sociales masivos en Argelia, Bolivia, China, Ecuador, Egipto, Estados Unidos, Francia, Guinea, Haití, Honduras, Hong Kong, Iraq, Kazakstán, Kashmir, Líbano, Mozambique, Nigeria, Pakistán, Rusia, Siria, Sud África, Venezuela, Yemen unos cuantos países más. No hay país donde, aunque sea relativamente tranquilo ahora mismo, no se encuentre germinando las semillas de la rebelión.

Aunque sean muy distintos los casos, en todos los casos está en jaque el sistema.  Aunque la gente imagine que la renuncia de un presidente, una nueva constitución, o subir los impuestos de los ricos y los sueldos de los pobres, vaya a solucionar los problemas de fondo, no es cierto.  Aunque todos estos y otros cambios mayores puedan ser o no ser pasos adelantes, hay que comprender que aun en el mejor de los casos, no resuelvan los problemas de fondo.  No resuelvan los problemas ontológicos. No nos van a salvar de la violencia sin fin, ni de la extinción. Nada menos que la transformación de la estructura cultural básica; nada menos que una transformación a nivel ontológico, nos pueda salvar.   Por lo menos, así creo con toda mi alma y todo mi corazón.

Mi llamada no es una llamada a la guerra.  Es una llamada a la paz. Hay que comprender que las causas fundamentales de las tragedias ahora en marcha no se encuentran a nivel de los vicios tan evidentes de nuestros contemporáneos, sino al nivel de las estructuras culturales subyacentes.  Son estructuras que todos quienes estamos ahora en vida hemos heredado de procesos históricos de larga data.    Comprendidas las causas reales de los desastres que hoy ocurren a diario, se comprende también que los caminos a la salvación son caminos educativos y no violentos.

Se dice estructura porque la ECB organiza la vida.  Define las posiciones de las personas, y sus respectivos derechos y deberes.   Sus roles.

Cultural porque las posiciones en la estructura social son determinadas por las reglas de la cultura.   La cultura es el nicho ecológico de la especie humana.  Por ser animales culturales podemos cambiar las estructuras (las instituciones) cuando no nos sirvan, como es el caso actualmente.  Por la cultura hemos sido una especie exitosa, capaz de adaptarse a las condiciones cambiantes en forma más rápida que las especies que dependen de la mutación genética etc. para adaptarse.

Básica porque determina la producción y la repartición de las necesidades básicas de la vida, como las son la alimentación, el agua, la atención médica, y la integración social.

Con el prólogo susodicho, partimos:

Paso Uno: ¿Cuál es la estructura cultural básica del mundo moderno?

En una palabra: ventas.

En dos palabras francesas: séparation marchande.

La frase francesa –literalmente ‘separación comercial’ – corresponde a lo que a veces se nombra en castellano con la frase ‘la relación de intercambio’.   Para decir la verdad la frase ‘relación de intercambio’ es una frase inglesa traducida al castellano, como los son los libros textos que estudian los alumnos de ingeniería comercial y ciencias económicas –menos un nuevo libro texto escrito por el académico de la USACH Gonzalo Martner.

‘La relación de intercambio’ también podría llamarse ‘la ausencia de solidaridad,’ o ‘la no- relación de no-intercambiar sin pago’ o ‘su problema no es mi problema’. o “¿qué hay para mí?” Corresponde al punto que Adam Smith expresa cuando escribe que para obtener nuestro pan de nuestro panadero apelamos siempre a sus intereses y nunca a nuestras necesidades ni a ningún vínculo familiar o social o ético que nos une.

Comprendida la ECB, se puede comprender que las personas pobres son las personas cuyos bienes y / o servicios han permanecido sin vender, o vendidos por muy poco para vivir.

Se puede comprender que la pobreza es el resultado de una estructura social.  La estructura social es el primer hecho que hay que comprender para comprender cualquier sociedad.   Es, como dice Marx en La Ideología Alemana, la organización física (Körperliche organization) de los medios productivos que hace posible la existencia de los seres humanos.

Otro gran economista, John Maynard Keynes, demuestra que, en la forma de vida organizada por el actual Estructura Cultural Básica, la oferta es igual a la demanda (de modo que todo lo que se suministra se vende y si se suministrara más no se vendería) no cuando se satisfacen todas las necesidades de todas las personas, sino cuando se satisfacen los deseos de las personas con dinero.

Paso Dos: Transponemos la misma comprensión de la estructura cultural básica recién bosquejada, a una clave ética.

Puede haber un deber de trabajar, o al menos un deber de estar dispuesto a trabajar, pero no puede haber un deber de obtener ingresos trabajando. Llegar a ser una persona empleada requiere encontrar a alguien capaz y dispuesto a comprar su trabajo. No puede haber obligación de comprar, por lo tanto, no hay obligación de emplear, y por lo tanto no hay obligación de obtener ingresos trabajando.   Ni menos, dada la ECB vigente, puede haber una obligación ética de ganar un sueldo digno suficiente para mantener como corresponde a una familia.  DADO QUE EL SISTEMA ESTÁ EN JAQUE, Y YA NO FUNCIONA MAS, FALTAN NUEVOS SISTEMAS QUE PARTEN DE OTRAS ECB Y DE OTRA ETICA.  MEJOR DICHO, TIENE QUE PARTIR DE LA RECUPERACION DE LAS VIEJAS ETICAS.  SOLIDARIDAD.  BUEN VIVIR.  AMOR.  UBUNTU.  COMPARTIR LA RIQUEZA.  APROVECHAR DE LAS NUEVAS TECNOLOGIAS PARA HACER REALIDAD LOS VIEJOS IDEALES.

Viven todavía entre nosotros pueblos que nunca han aceptado la estructura cultural básica del mundo moderno.  Se llaman Mapuche.   Se llaman Aymara.   Ellos tienen que ser nuestros tutores para enseñarnos como vivir con cariño en armonía con la madre tierra, la pacha mama.    Pongo adjunto otro documento:  un resumen de 22 principios del Buen Vivir de David Choquehuanca.  David ha sido ministro de RREE de Bolivia.

Paso Tres: Hay que comprender la trampa estructural que nos tiene presos.

Dadas las ventas como la estructura básica, la historia y la lógica nos dicen que, con el tiempo, inevitablemente, la inversión para producir para la venta con fines de lucro se volverá esencial. Será esencial porque físicamente no podemos vivir sin ella. Sin inversión, muchas (normalmente la mayoría) de las necesidades físicas de las personas no serán satisfechas. Como sucedió en Chile en 1973, y como está sucediendo en Venezuela ahora, “la economía se paraliza”.

Como escribió Michael Kalecki: ‘Bajo un sistema de laisser faire, el nivel de empleo depende en gran medida del llamado estado de confianza. Si esto se deteriora, la inversión privada disminuye, lo que resulta en una caída de la producción y el empleo (tanto directamente como a través del efecto secundario de la caída de los ingresos sobre el consumo y la inversión). Esto les da a los capitalistas un poderoso control indirecto sobre las políticas del Gobierno: todo lo que pueda sacudir su estado de confianza debe evitarse con cuidado porque provocaría una crisis económica “.

El resultado es que, pase lo que pase, los inversores tienen que estar satisfechos. Pueden apagar el sistema por cualquier motivo o sin ningún motivo. Los trabajos dependen de ellos. La comida depende de ellos. Normalmente (es decir, no en casos como el Chile de 1973 y la Venezuela actual, donde el motivo político de derribar el gobierno es un factor importante) todo depende de que las ventas sean lo suficientemente grandes a precios lo suficientemente altos como para mantener el motor que hace funcionar el sistema. Algunas personas llaman a este estilo de vida un “régimen de acumulación”. Esta frase ha llegado a significar que todo lo relacionado con una cultura, todas sus instituciones y todas sus conductas, las escuelas, las iglesias, la televisión, la vida familiar, en fin, todos las creencias y prácticas tienen que ser, sí o sí, propicios para animar la confianza de los inversores y para facilitar la acumulación de fortunas cada vez mayores.  Para que el pobre consiga trabajo y pan, las fortunas tienen que seguir acumulándose. Así es la trampa que nos tiene preso.

Por ejemplo, poco después de las movilizaciones populares que comienzan en Chile el 18 de octubre de 2019, comienzan a subir los despidos, comienzan a escasear las mercaderías y comienzan a disparar los precios

Este es la trampa de la ECB que nos tiene preso.

Sin embargo, ningún sacrificio de objetivos sociales, financieros y ecológicos en el altar de la confianza de los inversionistas, que es el altar del crecimiento, garantiza que habrá crecimiento, o que habrá empleo, o que el empleo traerá dignidad y seguridad. De hecho, todos los gobiernos están obligados (hasta que la ECB se transforma) a jugar un juego que solo algunos gobiernos pueden ganar. Incluso los ganadores solo ganan una parte del tiempo. Cada uno tiene otros 195 gobiernos que compiten con él para atraer a inversionistas.   Por colmo de males, todos o la mayoría de los nichos de negocios rentables ya han sido encontrados y ocupados por terceros. Por eso, hoy en día lo grueso de los capitales se inviertan en el casino global especulativo, y solamente una pequeña fracción (alrededor de 1/40) en inversiones rentables en la economía real que contrata a trabajadores y produce bienes.  Cada día la facturación mundial de la economía real aproxima 980 mil millones de dólares, (casi un trillón) mientras las transacciones especulativas financieras (incluso la compra de inmuebles y tierras con fines especulativas) aproxima 40 trillones.

Así es la trampa estructural que nos tiene presos.

Cuarto paso: la ingobernabilidad.

Las necesidades de la vida dependen estructuralmente de inversiones para producir para la venta a clientes que tienen dinero para comprar. Este es un hecho sobre las reglas del juego, es decir, las reglas que rigen las ventas. Las reglas culturales constituyen las posiciones materiales que constituyen el sistema. La redistribución de la riqueza y otros cambios necesarios, en la escala necesaria para lograr la gobernabilidad, para hacer frente al desempleo masivo de hoy y mañana, el calentamiento global y otras crisis existenciales, exigen que la estructura básica legal-cultural-social sea más susceptible de enmiendas a la luz de los hechos físicos.  Hay que cambiar el sistema cuando los hechos muestran que no funciona y no puede funcionar.

Más detalladamente: la razón por la cual la principal causa de la desigualdad, de la exclusión de los ni ni (jóvenes que ni estudian ni trabajan) y la parálisis ante el cambio climático es esta: la persona pobre consigue un trabajo (… el consumidor encuentra un supermercado almacenado, el gobierno obtiene una base impositiva … etc.) solo si el inversionista obtiene una ganancia. Por lo tanto, las personas que ya tienen dinero deben terminar con aún más dinero, para que los sin dinero obtengan algo.

Una vez que se establece la estructura cultural básica (también llamada social), la marcha hacia la desigualdad, es inevitable, como cuestión de historia y de lógica.   Es inevitable que la vida dependerá de la confianza de los inversores. La desigualdad, la exclusión y la parálisis ante las crisis se establecerán. Por supuesto, siempre ha habido contracorrientes: madres, vecinos, personas que marchan al ritmo de un baterista diferente, instituciones sin fines de lucro, colectivos anarquistas, cooperativas, gobiernos de muchos tipos en muchos niveles, y así sucesivamente en una variedad infinita. Me refiero a la corriente principal, al mercado, que Habermas llamó la institución primaria de la modernidad.  Explico por qué el mercado nos domina, por qué los fenómenos del mercado (como la fuga de capitales) hacen que sea tan difícil la redistribución de la propiedad. Cuando las ventas se detienen, por cualquier causa, entonces la sociedad se detiene.

Debido a una ECB que ha llegado a ser equivalente a una fuerza física, las grandes fortunas del mundo siguen creciendo (según Piketty) a un ritmo de 7% por año mientras la mayoría de los gobiernos y la mayoría de las personas se ahogan en deudas cada vez más impagables.  Sin duda por lo menos en el corto plazo, el actual estallido social (en Chile, antes referido) va a aumentar el endeudamiento del estado chileno, además de la cesantía y probablemente la inflación.   Con mayor razón hay que redoblar los esfuerzos para recuperar por el pueblo el cobre, el litio y los demás minerales y de parar la evasión de impuestos por las empresas multinacionales y por la élite nacional.

La codicia no es el problema principal. Tampoco son el problema principal las estafas.  Como escribe Peter Drucker, incluso si el CEO de una empresa es un ángel, que no tiene ningún interés en el beneficio personal, sigue siendo el deber del CEO asegurarse de que la empresa obtenga ganancias. (Drucker pensó que su salario nunca debería ser más de 20 veces el del empleado con el salario más bajo). El problema es la estructura.  El remedio por la estructura anti social de séparation marchande que nos domina es la formación de valores.  La base de todo está en la ética, y la base de la ética está en la ontología, ¿Qué es lo que es el ser humano?

El CEO, como todos los demás, opera al interior de lo que Max Weber llamó la “jaula de hierro” de la modernidad. Quienes tengan valores tradicionales pueden entrar a la modernidad, pero no pueden salir.

La transformación es necesaria porque vamos directo a la desaparición de la convivencia pacífica y a la muerte de la biosfera.   Tiene que llegar a ser posible tomar decisiones racionales y éticas sobre el cambio climático, el desempleo masivo, la creciente desigualdad, la realización como realidades de los derechos humanos sociales en lugar de promesas vacías, etc.

Ahora, tal como están las cosas hoy en día, las decisiones racionales y éticas, si se trate de satisfacer las necesidades de los pobres o de cambiar a tecnologías sostenibles o si se trata de cualquier otro tema, no se pueden tomar e implementar ninguna decisión sin primero hacer lo que sea necesario para complacer a los inversores. Por lo tanto, no se lo pueden hacer en absoluto. Hasta nuevo aviso, no existe ningún conjunto racional y ético de políticas públicas que coincida con lo que hay que hacer para tratar de persuadir a los inversores de que la inversión en el país X será rentable y, de hecho, más rentable que la inversión en otros lugares.

Con el sistema actual (y quizás con cualquier sistema) cada país necesita motores de arranque, para poder financiar el gasto social y para crear empleos dignos.    Deben ser motores de arranque las rentas de la riqueza minera de país, y los excedentes que logran producir las grandes empresas que ya existen en el país, sobre todas las rentas de las empresas financieras, las cuales son junto con las mineras, las más rentables.  No debe haber necesidad de atraer más capitales de afuera (ni menos inversiones como las recientes compras de porcentajes de Chilquinta y SQM por chinos que no significan ningún empleo ni ninguna expansión de la producción, sino simplemente el traspaso de acciones de un dueño a otro).   Otra vez la solución radica en la ética, en la formación de valores.

Por lo tanto, sobrevivir a la crisis climática, o cualquier crisis que amenace la vida, requiere transformar la estructura cultural básica del mundo moderno. Transformar no significa destruir. Significa, como dice José Luis Coraggio, “resignificar”. Cambiar los significados y, por lo tanto, cambiar los comportamientos, hacer que las instituciones funcionen para facilitar la satisfacción de todas las necesidades en la lista de Maslow en armonía con la naturaleza. Este proceso puede llamarse “construcción ética”, recordando que, en la ética de Aristóteles, arete (a menudo traducido como “virtud” o “excelencia”) significa realizar bien las funciones propias de un ser humano. También se le puede llamarlo educación social y emocional partiendo de la empatía y la formación de buenos hábitos en la niñez que van a florecer como virtudes en la adultez. El mismo filósofo dijo que una persona bien educada encuentra placer en la virtud (justicia, por ejemplo) mientras que una persona mal educada encuentra placer en el vicio (avaricia, por ejemplo). Yo agregaría que una persona bien educada comprende la estructura cultural básica y por qué debe cambiarse.

Pero, ¿es realmente posible para la humanidad escapar de lo que Max Weber llamó la jaula de hierro de la modernidad? ¿Es posible para los seres humanos organizar medios de vida sostenibles y dignos para todos, escapando de las limitaciones impuestas por la excesiva dependencia actual de la inversión para la producción para la venta con fines de lucro? Bueno, nuestros antepasados lo hicieron; organizaron los medios físicos de subsistencia (por citar solo dos ejemplos) por reciprocidad y redistribución, durante más del 95% del tiempo que el homo sapiens ha estado en el planeta. Los humanos han sobrevivido y, a veces, florecido en culturas con innumerables estructuras culturales básicas, demasiado numerosas para contar. Confiar más en la reciprocidad y la redistribución y menos en la séparación marchande no es saltar a lo desconocido. Es volver a lo probado y verdadero. Está volviendo a lo probado y verdadero con la ventaja moderna de nuevas tecnologías ecológicas y a la vez increíblemente productivas que ya existen o están en camino.  Es construir comunidad y solidaridad.

¿Cómo construimos comunidad? ¿Cómo construimos solidaridad? Una invitación: Alinearnos en todos los sectores para trabajar juntos por el bien común.   Así construimos comunidad y solidaridad. Al construir comunidad y solidaridad, escapamos de la trampa en la que estamos.

________________________________________________

Howard Richards es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente. Él nació en Pasadena, California, pero desde 1966 ha vivido en Chile cuando no enseña en otros lugares. Profesor de la Paz y Estudios Globales Emérito, Earlham College, una escuela en Richmond Indiana afiliada a la Sociedad de los Amigos (Cuáqueros) conocido por sus compromisos de paz y justicia social. Stanford Law School, maestría y doctorado en Filosofía por la Universidad de California en Santa Bárbara, Certificado Avanzado en Educación-Oxford, PhD en Planeamiento de la Educación de la Universidad de Toronto. Libros: Dilemmas of Social Democracies con Joanna Swanger, Gandhi and the Future of Economics con Joanna Swanger, The Nurturing of Time Future, Understanding the Global Economy (disponible como e-books), The Evaluation of Cultural Action (no es un libro electrónico). Hacia Otras Economías con Raúl González, descarga gratuita disponible en www.repensar.el. Solidaridad, Participación, Transparencia: Conversaciones Sobre el socialismo en Rosario, Argentina. Disponible gratis en el lahoradelaetica blogspot.


Tags: , , ,

 

This article originally appeared on Transcend Media Service (TMS) on 25 Nov 2019.

Anticopyright: Editorials and articles originated on TMS may be freely reprinted, disseminated, translated and used as background material, provided an acknowledgement and link to the source, TMS: (Castellano) La Transformación de la Estructura Cultural Básica (ECB): Nada Menos nos Salvará, is included. Thank you.

If you enjoyed this article, please donate to TMS to join the growing list of TMS Supporters.

Share this article:

Creative Commons License
This work is licensed under a CC BY-NC 4.0 License.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.