(Castellano) El engaño humano y nuestra destrucción de la biósfera: ¡Ni siquiera lo estamos intentando!

IN ORIGINAL LANGUAGES, 10 Dec 2018

Robert Burrowes, Ph.D. | Pressenza – TRANSCEND Media Service

(Imagen de Alejandro Rodríguez)

3 diciembre 2018 – ¿Ha escuchado la expresión “cambio climático”? Esa encantadora expresión que sugiere unas vacaciones en un lugar con un clima más agradable.

Desafortunadamente, sólo el individuo más singular tiene la capacidad de ver a través de la falsa ilusión promulgada por la élite que generó esta expresión benigna y sus nociones hermanas de que 1,5 grados centígrados (por encima del nivel preindustrial) es un límite superior aceptable para un aumento de la temperatura global y que el plazo de tiempo de este “cambio climático” para los resultados que amenazan con la extinción es el “fin de siglo”.

Si usted cree que este aumento de 1,5 grados es factible o incluso viable para sostener la vida en la Tierra y que el “fin de siglo” es nuestro marco temporal, entonces es víctima de su propio temor, el cual está suprimiendo su capacidad para buscar, analizar y comprender la evidencia que está fácilmente disponible y luego actuar enérgicamente en respuesta a ella. Para obtener una explicación, vea  “¿Por qué violencia?” y “Psicología Intrépida y Psicología Temerosa: Principios y Práctica”.

Por lo tanto, su miedo, más que la catástrofe climática y otros ataques críticos a la biósfera de la Tierra, es el verdadero problema.

La lectura más casual de las pruebas en relación con lo que está sucediendo con la biósfera de la Tierra -a diferencia de la propaganda que se promulga sin cesar en los medios de comunicación corporativos de la élite mundial- indica claramente que el ataque cataclísmico a nuestra biósfera de una amplia gama de formas sinérgicas está impulsando ahora el sexto evento de extinción masiva en la historia de la Tierra y que, como resultado directo de nuestra implacable y devastadora destrucción de nuestro hábitat, se llevará a la humanidad con él. En un plazo de 10 años. Véase ¿Extinción humana para el 2026? Una última estrategia para luchar por la supervivencia humana.

Ahora bien, si su miedo no ha sido ya desencadenado para que deje de leer este artículo, permítame ofrecer un esbozo más claro de la naturaleza y el alcance del asalto a la biósfera de la Tierra y de por qué la catástrofe climática es sólo una parte de ella que, sin embargo, necesita ser tratada de manera seria, en lugar de simbólica, como suele sugerir la mayoría de los grupos de presión del clima o, por supuesto, los gobiernos controlados por las élites y el IPCC.

Pero antes de ir más allá del clima para poner en relieve otras amenazas a la biósfera, ¿sabía usted que los gobiernos y las empresas de todo el mundo están planificando o tienen en construcción 1.380 nuevas centrales de carbón? Eso es correcto. 1.380 nuevas centrales de carbón. En 59 países. Vea “Las ONG publican la lista de los principales desarrolladores de centrales carboníferas del mundo” y “2018 Lista de desarrolladores de plantas de carbón”.

Para una muestra de los detalles de esta rápida expansión del carbón, revise el informe “Alerta de Tsunami: ¿Pueden las Autoridades Centrales de China detener un aumento masivo de nuevas plantas de carbón causado por el exceso de permisos provinciales?” y “El mundo necesita dejar el carbón. ¿Por qué es tan difícil?”.

Así que, si nos engañamos sobre el carbón, ¿qué pasa con el petróleo? ¿Podemos esperar una reducción drástica del consumo de petróleo para compensar el aumento sustancial del consumo de carbón? Pues bien, según el informe que acaba de publicar la Agencia Internacional de la Energía (AIE), si bien se estima una cierta mejora en el ahorro de combustible de los automóviles y un aumento en el número de vehículos eléctricos, los automóviles sólo representan alrededor de una cuarta parte del consumo mundial de petróleo y no se prevé una reducción en el uso de petróleo para alimentar camiones de carga, barcos y aviones; para calefacción; y para fabricar plásticos y otros productos petroquímicos. “Como resultado, la agencia espera que la demanda mundial de petróleo siga aumentando hasta el año 2040”.

En resumen: el informe de la AIE señala que las emisiones mundiales de dióxido de carbono aumentaron un 1,6% en 2017 y están en camino de volver a aumentar en 2018 y, en la trayectoria actual, las emisiones seguirán aumentando hasta 2040. Véase “Perspectivas de la energía mundial 2018” y “La energía limpia está aumentando, pero no lo suficientemente rápido como para resolver el calentamiento global”.

Así que, dado que se nos hace creer que se supone que existe algún tipo de consenso internacional para limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 (que es demasiado alto en cualquier caso) por encima del nivel preindustrial, ¿por qué está ocurriendo esto? Bueno, en relación con el carbón: Las empresas poderosas, respaldadas por gobiernos poderosos, a menudo en forma de subvenciones, tienen prisa por hacer crecer sus mercados antes de que sea demasiado tarde. Los bancos aún se benefician de ello. Para ello se diseñaron grandes redes de electricidad nacionales”. Vea “El mundo necesita dejar el carbón. ¿Por qué es tan difícil?”.

Y sólo para ilustrar a lo que nos enfrentamos los que estamos realmente preocupados, si quiere leer el último relato, asombrosamente delirante, del estado del clima mundial, que subestima prodigiosamente la naturaleza de la catástrofe climática y no tiene en cuenta el impacto sinérgico de otras destrucciones ambientales críticas, puede hacerlo en el informe del gobierno de los Estados Unidos que acaba de salir a la luz “Cuarta Evaluación Nacional del Clima Volumen II: Impactos, Riesgos y Adaptación en los Estados Unidos” que se resume aquí: “Cuarta Evaluación Nacional del Clima Volumen II: Impactos, Riesgos y Adaptación en los Estados Unidos; Reporte breve”.

Este informe se presenta en uno de los principales medios de propaganda de la élite mundial de la siguiente manera: “Un importante informe científico publicado por 13 agencias federales [el 23 de noviembre de 2018] presenta las advertencias más duras hasta la fecha sobre las consecuencias del cambio climático para Estados Unidos, que pronostican que si no se toman medidas significativas para frenar el calentamiento global, el daño disminuirá hasta en un 10 por ciento el tamaño de la economía estadounidense para finales de siglo”. Ver “Informe climático de EE. UU. advierte sobre el medioambiente dañado y la contracción de la economía”.

En este punto debo confesar que a pesar de mi conocimiento sustancial de la psicología humana y de la locura humana generalizada (y del miedo que la impulsa), que ciertamente aflige a la élite global, a veces incluso me impresiona el nivel de delirio que las élites pueden propagar y en el que muchos creen. Véase “La élite global está loca de remate”.

Sin embargo, como Joseph Goebbels, ministro nazi de Propaganda e Información Pública bajo Adolf Hitler, señaló una vez: Si dices una mentira lo suficientemente grande y sigues repitiéndola, la gente eventualmente llegará a creerla. La mentira sólo puede mantenerse durante el tiempo en que el Estado pueda blindar al pueblo de las consecuencias políticas, económicas y/o militares de la mentira. Por lo tanto, es de vital importancia que el Estado utilice todos sus poderes para reprimir la disidencia, ya que la verdad es el enemigo mortal de la mentira y, por lo tanto, por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado”. Lo que Goebbels no sabía es que alguien debe estar aterrorizado -como nosotros aterrorizamos a nuestros hijos- para que puedan ser tan victimizados por la propaganda como adultos.

De todos modos, aparte de nuestra destrucción del clima de la Tierra debido a la quema de carbón y petróleo, por no hablar del gas, las élites utilizan la geoingeniería para hacer la guerra contra el clima de la Tierra, el medio ambiente y, en última instancia, contra nosotros. Para la última actualización sobre el asalto de la geoingeniería a la biósfera de la Tierra, escuche a Dane Wigington en su excelente “Noticias de alerta global en Geoengineering Watch, #172” y lea, vea y escuche el vasto registro documental disponible en Geoengineering Watch que nos recuerda cómo la ingeniería climática está aniquilando las plantas, contaminando los suelos y el agua, y destruyendo la capa de ozono, entre muchas otras consecuencias. Para ver un video que explica el papel de la geoingeniería en los últimos incendios forestales en California, vea “Ingeniería climática en total desesperación, gestionando los catastróficos incendios forestales para enfriar temporalmente la Tierra”.

Todo lo anterior está sucediendo a pesar del aumento de la temperatura existente (alrededor de un grado) desencadenando una sucesión sin fin de incendios forestales mortales, sequías, olas de frío, inundaciones, olas de calor y huracanes catastróficos (a menudo en partes del mundo donde los medios de comunicación corporativos pueden ignorarlos), así como las emisiones de metano fuera de control hacia la atmósfera que se están produciendo. Véase “7,000 burbujas de gas subterráneo a punto de ‘explotar’ en el Árctico” y “Liberación de metano del Ártico ‘podría ser apocalíptico’, advierte un estudio”.

Además, estas emisiones de metano, junto con otros impactos climáticos en curso, como el derretimiento del hielo marino y el deshielo del permafrost en el Ártico – resumido en  “¿Se extinguirán los seres humanos para el año 2026?” – lo que ha llevado a la “Ruptura de hielo marino más fuerte del Ártico por primera vez en la historia” y al dramático debilitamiento de la Corriente del Golfo – vea  “Convección anormalmente débil del mar de Labrador y vuelco del Atlántico durante los últimos 150 años”, “Huella observada de un debilitamiento del vuelco de la circulación del océano Atlántico” y “La actual Corriente del Golfo en su punto más débil en 1.600 años, según estudios” – amenazan con la inminente extinción humana.

Entonces, ¿cree usted que lo estamos intentando? ¿O estamos jugando con los límites de esta catástrofe que se acelera y nos hacemos ilusiones de que estamos haciendo lo suficiente?

Pero esto está lejos del final. Existen otras amenazas críticas para la biósfera de la Tierra que complican terriblemente la naturaleza y la magnitud de esta catástrofe. ¿Cuáles son esas amenazas?

Bueno, para dejar de lado una serie de amenazas sólo marginalmente menos drásticas, aquí están algunas de las claves, todas las cuales degradan seriamente (o destruyen completamente) los componentes vitales de los ecosistemas interrelacionados (”la red de vida”) que hacen posible la vida en la Tierra.

Bosques tropicales

Actualmente estamos destruyendo los bosques tropicales del mundo, principalmente talándolos para obtener madera y quemándolos para dar paso a ranchos ganaderos o plantaciones de aceite de palma. En un extenso estudio académico, más de 150 coautores de un informe advirtieron que “la mayoría de las más de 40.000 especies de árboles tropicales del mundo ahora califican como amenazadas a nivel mundial”. Vea “Estimación del estado de conservación mundial de más de 15.000 especies de árboles amazónicos”.

¿Por qué más de 40.000 especies de árboles tropicales están bajo amenaza de extinción? Porque ”Más de 80,000 acres de bosque tropical son destruidos en todo el mundo cada día, llevando consigo más de 130 especies de plantas, animales e insectos”. Véase “La mitad de las especies de árboles amazónicos se enfrentan a la extinción” y “Medición de la destrucción diaria de los bosques tropicales del mundo”. Si lo pasaste por alto, fueron 80.000 acres de bosque tropical destruidos cada día.

Océanos

Estamos destruyendo los océanos de la Tierra al verter en ellos todo, desde el exceso de dióxido de carbono y grandes cantidades de venenos sintéticos hasta el plástico y la contaminación radiactiva de Fukushima. Los océanos absorben dióxido de carbono como una de las manifestaciones de la catástrofe climática y, entre otras cosas, esto acelera la acidificación de los océanos, afectando negativamente a los arrecifes de coral y a las especies que dependen de ellos.

Además, un vasto escurrimiento de venenos agrícolas, combustibles fósiles y otros desechos es descargado al océano, impactando adversamente la vida en todas las profundidades oceánicas – vea “Nivel asombroso de sustancias químicas tóxicas encontrado en las criaturas del fondo del mar, dicen los científicos” – y la generación de “zonas muertas” oceánicas: regiones que tienen muy poco oxígeno para mantener a los organismos marinos. Vea “Nuestro Planeta está Reventando de ‘Zonas Muertas’ Marinas”.

Desde el desastre del reactor nuclear de Fukushima en 2011, y a pesar del encubrimiento oficial en curso, se están descargando grandes cantidades de materiales radiactivos en el Océano Pacífico, llenando todo de radiación a su paso. Véase “Fukushima: una guerra nuclear sin guerra: la crisis tácita de la radiación nuclear mundial”.

Por último, es posible que no sepa que hay hasta 70 armas nucleares “todavía en funcionamiento”, así como nueve reactores nucleares en el fondo del océano como resultado de accidentes en los que se ven involucrados buques de guerra nucleares y submarinos. Ver “Accidentes nucleares navales: La historia secreta” y “Una aguja nuclear en un pajar: Las bombas atómicas perdidas de la Guerra Fría”.

Suelos

Pero no toda nuestra destrucción es tan visible como la desaparición de los bosques tropicales y los océanos contaminados. ¿Has considerado recientemente el suelo de la Tierra? Aparte de agotarlo, por ejemplo, lavándolo (a veces en dramáticos deslizamientos de lodo, pero por lo general de manera discreta) porque hemos talado la selva tropical que lo mantenía en su lugar, también vertemos grandes cantidades de contaminantes inorgánicos y orgánicos en él. Algunas de las principales sustancias tóxicas presentes en los residuos son componentes inorgánicos como los metales pesados, incluyendo el cadmio, el cromo, el plomo, el mercurio, el níquel y el zinc. Las actividades de minería y fundición y el esparcimiento de lodos residuales cargados de metales son los dos principales responsables de la contaminación de los suelos con metales pesados. Ver “Soil-net”.

Mucho más común, sin embargo, es nuestra destrucción del suelo con contaminantes orgánicos asociados con químicos industriales. Miles de productos químicos sintéticos llegan al suelo por medios directos o indirectos, a menudo en forma de fertilizantes, pesticidas, herbicidas y otros venenos que destruyen el suelo, al reducir los nutrientes y matar los microbios, en los que cultivamos nuestros alimentos (que muchas personas realmente comen, a un gran costo para su salud). Véase, por ejemplo, el caso “Efectos del glifosato en las comunidades bacterianas asociadas a la rizósfera del suelo”.

El uso de organismos modificados genéticamente y los venenos químicos de los que dependen agravan terriblemente este problema. Pero otros dos resultados del uso de tales venenos son que el suelo agotado ya no puede capturar carbono y que los venenos también matan a muchos de los insectos benéficos, como las abejas, que juegan un papel en la polinización y el crecimiento de las plantas.

Y, por supuesto, la contaminación y destrucción militar del suelo son prodigiosas, desde la contaminación radiactiva de vastas áreas hasta la extensa y multifacética contaminación química que ocurre en las bases militares.

En parte relacionados con la violencia militar, pero también como resultado del uso de la energía nuclear, los seres humanos generan grandes cantidades de residuos a partir de la explotación del ciclo del combustible nuclear. Esto va desde la contaminación generada por la minería de uranio hasta los residuos radiactivos generados por la producción de energía nuclear o la detonación de un arma nuclear. Pero también incluye los residuos nucleares generados por accidentes como el de Chernóbil y Fukushima.

Una vez más, para una muestra de la naturaleza monumental de este problema, ver “Declaran emergencia en sitio de desechos nucleares en el estado de Washington”, “La eliminación de residuos nucleares es un reto para la humanidad” y “Tres años después de la catástrofe de la arena para gatos en la Planta Piloto de Aislamiento de Residuos”.

Al igual que la destrucción de los bosques tropicales y los océanos, la destrucción del suelo es una inversión continua en futuras extinciones. Y también lo es nuestro consumo excesivo y la contaminación del suministro finito de agua dulce de la Tierra.

Agua Potable

Ya sea un humedal, un río, un arroyo, un lago o un acuífero, el agua dulce de la Tierra está bajo asedio. Dada la negligencia de las empresas, esto incluye todos los venenos químicos y metales pesados utilizados en las operaciones agrícolas y mineras de las empresas, así como, en muchos casos en todo el mundo donde la recolección de basura está mal organizada, las aguas residuales y todas las demás formas de desechos “domésticos” que se vierten desde los hogares. La contaminación de los arroyos, ríos, lagos y humedales del mundo está tan avanzada que muchos ya no son capaces de sustentar plenamente la vida marina. Para obtener un resumen del problema, véase “La contaminación en nuestras vías fluviales está dañando a las personas y a los animales – ¡Cómo puede usted detener esto!”.

Más allá de esto, sin embargo, los suministros de agua subterránea de la Tierra (localizados en muchos acuíferos subterráneos como el Acuífero Ogallala en los Estados Unidos) también están siendo progresivamente contaminados por gasolina, aceite y químicos de tanques de almacenamiento con fugas; bacterias, virus y químicos domésticos de sistemas sépticos defectuosos; residuos peligrosos procedentes de vertederos abandonados e incontrolados (de los cuales hay más de 20.000 sólo en los EE.UU.); fugas de elementos de vertederos como ácido de baterías de coches, pintura y limpiadores domésticos; y los pesticidas, herbicidas y otros venenos utilizados en granjas y jardines domésticos. Véase “Contaminación de las aguas subterráneas”.

Además, aunque notablemente ausentes de la lista anterior, estos contaminantes también incluyen los residuos radiactivos procedentes de pruebas nucleares – véase  “El agua subterránea que beben miles de millones de personas puede estar contaminada por material radiactivo esparcido por todo el mundo por medio de pruebas nucleares de la década de 1950” – y la contaminación química causada por la fracturación hidráulica (fracking) en busca de gas de esquisto, para la que se han utilizado unos 750 productos químicos y componentes, algunos de ellos extremadamente tóxicos y cancerígenos como el plomo y el benceno. Ver “Productos químicos para la fracturación hidráulica (fracking)”.

Por cierto, si no lo sabía, nuestra compra y uso de todos esos productos de alta tecnología – coches, ordenadores, teléfonos móviles, televisores…, junto con nuestro consumo de productos de ganadería intensiva, todos los cuales se producen utilizando grandes cantidades de agua dulce y limpia, está agotando y degradando rápidamente el agua dulce que queda en la Tierra, así como explotando salvajemente a la gente de cuyos países extraemos los minerales estratégicos y el agua necesarios para dicha producción. Véase, por ejemplo, “¡500 años es suficiente! La depravación humana en el Congo”.

Guerra

Además de lo anterior (y de muchas otras actividades no mencionadas que destruyen la biósfera), confiando en nuestra ignorancia y temerosa complicidad, las élites tienen un presupuesto de cientos de miles de millones de dólares anuales – vea el presupuesto de EE.UU. para la guerra en “Costos de las guerras de EE.UU. posteriores al 11 de septiembre hasta 2019: $5.9 trillones” – para matar a un gran número de seres humanos, pero también para destruir vastas áreas de la biósfera de la Tierra a través de la guerra y otros actos de violencia militar. Véase, por ejemplo, el caso Proyecto Restos Tóxicos de Guerra y la película “Tierras con cicatrices y vidas heridas”.

Desafortunadamente, muy pocos activistas tienen la conciencia y el coraje para reconocer el papel que la guerra juega en la destrucción del clima y el medio ambiente, e incluir esfuerzos contra la guerra en sus campañas. Campañas que fracasarán estrepitosa y espectacularmente, si la amenaza de guerra nuclear llegara a producirse. Ver “La guerra para acabar con la guerra 100 años después: Una evaluación y reorientación de nuestra resistencia a la guerra”.

La extinción nos llama

En resumen, nuestro ataque multifacético, monumental e implacable contra la biósfera de la Tierra está generando una tasa de extinción de 200 especies (plantas, aves, animales, peces, anfibios, insectos y reptiles) cada día con otras 26.000 especies ya identificadas como “amenazadas” – véase “La investigación de la Lista Roja encuentra 26.000 especies en peligro de extinción en todo el mundo” – con algunos destacados estudiosos que explican cómo incluso estas cifras enmascaran un componente vital de la rápida y acelerada catástrofe de la extinción de especies: la desaparición de las poblaciones locales de una especie. Ver “Aniquilación biológica a través de la sexta extinción masiva en curso, indicada por las pérdidas y disminuciones de la población de vertebrados”.

Para más evidencia de la vasta literatura sobre este tema que toca solamente los impactos en relación con los insectos y su impacto subsiguiente en las aves, ver “Muerte y extinción de las abejas”, “Insectageddon: la agricultura es más catastrófica que la degradación del clima” y “‘Diezmadas’: Las aves de Alemania desaparecen al caer en picada la abundancia de insectos en un 76%”.

Tan grave es este asalto a la biósfera que una investigación reciente advierte que la “alarmante pérdida de insectos probablemente derribará a la humanidad antes de que el calentamiento global alcance su máxima velocidad… La pérdida mundial de insectos es simplemente asombrosa, con algunos informes de entre el 75% y el 90%, lo que ocurre mucho más rápido que la tasa récord de paleoclima de los últimos cinco grandes eventos de extinción”. Sin insectos que “excaven, formen nuevos suelos, aireen el suelo, polinicen los cultivos alimentarios…” y proporcionen alimento a muchas especies de aves, la biósfera simplemente colapsa. Véase “El aniquilamiento de insectos supera al calentamiento global”.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Si usted es realmente poderoso, puede dejar de presionar a los gobiernos para que jueguen con sus políticas, por ejemplo, en la dirección de la energía renovable (que, por sí sola, no puede resolver la multiplicidad de crisis ecológicas).

Los gobiernos no son el problema. Y simplemente hacen lo que las élites mandan en cualquier caso. (Si usted cree que los votantes deciden los gobiernos y sus políticas, y que presionarlos es efectivo, entonces su miedo lo está engañando de nuevo).

El verdadero problema somos usted y yo. Nos hemos tragado una de las “grandes mentiras” de las que hablaba Joseph Goebbels: hemos creído y actuado sobre el imperativo capitalista de consumir en exceso, sin límites, para que el crecimiento económico pueda aumentar perpetuamente en nuestro mundo finito: un planeta que tiene límites ecológicos.

Pero, como señalé anteriormente, la gran mentira sólo funciona porque nuestro miedo nos hace creer en la ilusión. ¿Por qué? Porque fuimos aterrorizados cuando éramos niños y aceptamos los bienes materiales como sustitutos de nuestra capacidad de ser nuestro único y poderoso Ser. Vea “Amor Negado: La psicología del materialismo, la violencia y la guerra”.

El monstruoso ataque a la biósfera de la Tierra, que va mucho más allá de la catástrofe climática, es el resultado de que cada uno de nosotros consuma más de lo que necesita y luego temerosamente se engañe a sí mismo que es necesario (o de que el daño que causó fue demasiado pequeño para importar o que es justificado por alguna otra consideración). Bueno, puede engañarse a sí mismo todo lo que quiera, pero sigue siendo eso: una ilusión llena de temor.

Y el punto es simplemente que puede elegir de manera diferente y poderosa, si tiene el coraje. Para empezar, usted puede prescindir de todos los viajes aéreos. Puede viajar sin tener su propio coche. Puede comer bien sin consumir carne o pescado (y comer en su lugar alimentos biodinámicos/veganos/vegetarianos cultivados orgánicamente). En esencia: Si se reduce la demanda de productos que destruyen el planeta, las corporaciones no los producirán (y no destruirán la Tierra al hacerlo). Así es como funciona la ley de la oferta y la demanda bajo el capitalismo.

Más allá de estas medidas simples pero vitales, usted puede considerar muchas otras opciones poderosas, particularmente incluir la participación (acelerada) en la estrategia de quince años esbozada en “El Proyecto Árbol de Fuego para salvar la vida en la Tierra” que proporciona un plan sencillo para que las personas reduzcan sistemáticamente su consumo, al menos en un 80%, involucrando tanto energía como recursos de todo tipo -agua, energía doméstica, combustibles para el transporte, metales, carne, papel y plástico- al tiempo que amplía drásticamente su autosuficiencia individual y comunitaria en 16 áreas, de modo que se aborden de manera efectiva todas las preocupaciones medioambientales.

El Proyecto Árbol de Fuego fue inspirado por Mohandas K. Gandhi, quien identificó la crisis ambiental décadas antes de que se convirtiera en un problema en Occidente, y quien vivió su propia vida en una extraordinaria simplicidad y autosuficiencia, simbolizada por su diario giro del hilado de khadi. La Tierra provee lo suficiente para las necesidades de cada persona, pero no para la codicia de cada persona. También nos invitó a seguir poderosamente nuestra conciencia, recordándonos que “vacilar para actuar porque los demás todavía no ven el camino sólo obstaculiza el progreso”.

Pero, aunque creía que la acción personal era muy importante, Gandhi también era un extraordinario estratega político y sabía que teníamos que hacer algo más que transformar nuestras vidas personales. Necesitamos ofrecer oportunidades que obliguen a otros a considerar hacer lo mismo.

Así que si su pasión es hacer campaña por el cambio, considere hacerlo estratégicamente como se describe en Estrategia de Campaña No Violenta. Por ejemplo, vea Rueda de estrategia no violenta y la Lista de objetivos estratégicos necesarios para detener la catástrofe climática y poner fin a la guerra. Elija una o varias metas apropiadas a sus circunstancias y lleve a cabo una campaña no violenta orientada estratégicamente, como se explica en el mismo sitio web, para lograr esas metas.

Una estrategia sólida es vital dado el comportamiento de la élite que conduce a la locura (como la planificación/construcción de 1.380 nuevas plantas de carbón). Como ya se ha mencionado, vea “La élite global está loca de remate”.

Si su miedo le dificulta hacer cosas como las que se sugieren arriba, considere la posibilidad de sanar tal como se explica en  “Poniendo los Sentimientos Primero”.

Si desea que sus hijos sean capaces de responder con fuerza ante el colapso progresivo de la biósfera, considere la posibilidad de hacer lo siguiente  “Mi promesa a los niños”.

Y si quiere unirse al movimiento mundial para poner fin a la violencia contra los seres humanos y la biósfera, puede hacerlo firmando el compromiso en línea de “La Carta de los Pueblos para la Creación de un Mundo No Violento”.

La conclusión es la siguiente. Usted puede reducir sistemática y rápidamente su consumo personal y, de una manera u otra, movilizar a otros u obligarlos de manera no violenta a hacer lo mismo. O puede dejar que su miedo lo engañe acerca de que la continua destrucción de la biósfera de la Tierra, de alguna manera, no está relacionada con sus elecciones personales sobre el consumo ni con las elecciones de aquellos que lo rodean.

La extinción nos llama. La elección es suya.

_________________________________________

Robert Burrowes, Ph.D. es miembro de la Red TRANSCEND para la Paz, el Desarrollo y el Medio Ambiente y tiene un compromiso de vida para entender y poner fin a la violencia humana. Se ha realizado una amplia investigación desde 1966 en un esfuerzo para entender por qué los seres humanos son violentos y ha sido un activista por la noviolencia desde 1981. Es autor de Why Violence? Websites: (Charter)  (Flame Tree Project)  (Songs of Nonviolence) (Nonviolent Campaign Strategy) (Nonviolent Defense/Liberation Strategy) (Robert J. Burrowes) (Feelings First) Email: flametree@riseup.net

Traducido del inglés por María Cristina Sánchez.

Este artículo también está disponible en Inglés.

Go to Original – pressenza.com

 

Share this article:


DISCLAIMER: In accordance with title 17 U.S.C. section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. TMS has no affiliation whatsoever with the originator of this article nor is TMS endorsed or sponsored by the originator. “GO TO ORIGINAL” links are provided as a convenience to our readers and allow for verification of authenticity. However, as originating pages are often updated by their originating host sites, the versions posted may not match the versions our readers view when clicking the “GO TO ORIGINAL” links. This site contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a ‘fair use’ of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond ‘fair use’, you must obtain permission from the copyright owner.


There are no comments so far.

Join the discussion!

We welcome debate and dissent, but personal — ad hominem — attacks (on authors, other users or any individual), abuse and defamatory language will not be tolerated. Nor will we tolerate attempts to deliberately disrupt discussions. We aim to maintain an inviting space to focus on intelligent interactions and debates.

*

code

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.